Mary Balogh - Amante de nadie

Visitas: 8745

Crítica realizada por Mariam

Segundo libro de  la trilogía Amantes

Lord Ferdinand Dudley viaja al condado de Somersetshire, a la pequeña aldea de Trellick, para reclamar la propiedad que ha ganado, a manos de Lord Bamber, en una partida de cartas. Pese a que está convencido de que encontrará una casa abandonada y desvencijada -después de todo, quien en su sano juicio apostaría una magnífica casa de campo- decide ir a comprobarlo con sus propios ojos.
Cuando llega a Trellick, sus residentes, están festejando el 1 de mayo, y Ferdie se une a la celebración. Entre los lugareños le llama la atención una joven especialmente bonita, exuberante y alegre, con la que no duda en coquetear y bailar, y a la que incluso roba un par de besos.

La joven, Viola, es una de las organizadoras de la fiesta y se mezcla entre la multitud como si de una campesina más se tratara. Baila, ríe y coquetea con el apuesto caballero; incluso deja que la gitana le lea el futuro, quien le predice que tenga cuidado con un desconocido alto y moreno que podría desbaratar su vida si no conquista antes su corazón...

Al día siguiente, Ferdie se persona en Pinewood Manor, su nueva propiedad, para reclamar y tomar posesión de la misma. Al llegar recibe tres increíbles sorpresas: la primera que la propiedad parece gozar de un próspero estado; la segunda es que no está deshabitada; y la tercera, que su residente es Viola Thornhill, la joven con la que bailó la noche anterior.

Viola Thornhill lleva dos años viviendo en Pinewood Manor. En dicho periodo de tiempo se ha convertido en uno de los pilares de Trellick. Lleva una vida tranquila, plácida. Ha dejado atrás un pasado que desea olvidar. Participa activamente en la comunidad, organiza actividades y aporta su ayuda en todo aquello en que puede hacerlo. De modo que se ha ganado el cariño y respeto de la gente, sobre todo de los trabajadores de Pinewood.
Cuando Ferdinand le informa que ahora Pinewood le pertenece, el enamoramiento que Viola comenzaba a sentir por él se desvanece, la paz tan duramente conquistada se va amenazada. Y le advierte que no está dispuesta a abandonar su propiedad. Le pertenece, tal como el difunto conde de Bamber le prometió antes de morir.

Pero no hay constancia de ningún testamento, codicilo o última voluntad que así lo certifique y, mientras la justicia sigue su curso y dictamina quién de los dos es el verdadero dueño, estalla una batalla sin cuartel. Hay una propiedad en juego, dos posibles propietarios, ninguno de los dispuestos a renunciar a ella. Ambos se atrincheran bajo el techo de Pinewood, determinados a ahuyentar al enemigo... pese a la atracción mutua, más que evidente, que se respira en el aire. ¿Quién será el vencedor?

Amante de nadie, la segunda de las novelas que componen la trilogía Amantes, nos cuenta la historia de Lord Ferdinand Dudley, el hermano del arrogante duque de Tresham.
A diferencia de su réprobo hermano mayor, Ferdie es extremadamente simpático, cariñoso y encantador. Además es apuesto, leal y protector. Siendo un Dudley es impaciente, determinado e impulsivo. Pero tiene buen corazón.
Durante gran parte de la novela Viola se nos muestra como un personaje imprevisible. O más bien un personaje con dos personalidades, dos vidas que colisionan con la llegada de Ferdie y amenazan la existencia con la que ha soñado durante mucho tiempo.

Desde mi punto de vista la novela puede dividirse en dos partes. Una que transcurre en el pueblecito de Trellick, donde Ferdie y Viola se conocen, se enfrentan por Pinewood y, también, se enamoran; y otra que tiene lugar en Londres, donde conocemos la anterior vida de Viola y donde se reencuentran y la historia sigue su curso.

La primera parte me ha encantado. Me ha divertido, me ha emocionado y mantenido en vilo de principio a fin. En ella se rescata parte de aquel carácter tan peculiar que aderezó gran parte de Más que una amante. En ella impera la risa, el desparpajo y también una historia de amor dulce y romántica que nace en un entorno muy bucólico.
La segunda parte cambia de cariz, pues es en ella donde conocemos la vida pasada de Viola, una vida que es amarga, dura y difícil. Al conocer esa vida podemos entender mejor su reticencia a renunciar a Pinewood y entender mucho más sobre este personaje, a veces un tanto opaco.
Las características que han marcado su vida no propicia que la trama mantenga el carácter desenfadado y risueño de la primera mitad, pero también hace que entren en escena varios personajes: el duque y la duquesa de Tresham, Lord y Lady Heyward, Lady Webb, Lord Bamber, así como la familia de Viola y Daniel Kirby, entre otros y se desarrollen nuevas subtramas.

Si Más que una amante la describiría como una lectura deliciosa, dulce, romántica, divertida; Amante de nadie es una historia, por el contrario, menos dulce, donde ese halo risueño y divertido va difuminándose según avanza la novela. Pero es una historia que también ha atrapado de principio a fin, que me ha mantenido con el corazón encogido mientras la leía.
Sin duda Viola es el personaje más complejo de la historia. Dulce en ocasiones, áspera en otras, y de personalidad voluble -así al menos lo pareciera hasta que comprendes el porqué de todo- hace que la lectura sea más impredecible.

Me resulta complicado explicar determinadas impresiones que me he formado sin contar el pasado de Viola, algo que no deseo hacer, puesto que en él se encuentran las respuestas a las preguntas que, mientras leemos, nos hacemos. Pese a que ese pasado se nos desvele durante la primera mitad, creo honestamente, que no debo explicarlo aquí.

Amante de nadie es una bonita historia, dulce en ocasiones, amarga en otras. Creo, sinceramente, que Ferdie es un personaje al que es más fácil tomar cariño porque en todo momento se muestra abierto y sincero. Viola es cerrada, desconfiada. Es dura. Pero debajo de esa coraza se esconde una joven sencilla y soñadora: la muchacha que bailaba en la fiesta del 1 de mayo.
Sinceramente, me ha gustado mucho esta novela. No tanto como la anterior ni como la historia de Angie, Lady Heyward, que es la siguiente de la trilogía. Ésta es, sin duda, la menos divertida de las tres, pues es una historia más amarga, menos dulce, donde hay una protagonista curtida y golpeada por la vida, y un héroe que, al fin, no es otra cosa que un caballero de brillante armadura dispuesto a salvarla. En cualquier caso, me ha parecido una bonita historia. 


Crítica realizada por Anasy 

Nunca me canso de decir que Mary Balogh es una de mis autoras favoritas por su manera de escribir y las historias que cuenta, tiene algo indiferente que consigue que sus libros no me sean indiferentes y que los espere con muchas ganas, cuento con los dedos de una mano las veces que uno de sus libros me ha decepcionado, y esta no es una de ellas.

En el segundo libro de la serie nos encontramos con el hermano del duque de Tresham, Lord Ferdinand, que acaba de ganar en una partida de cartas la propiedad de Pinewood Manor al conde de Bamber. Contento y entusiasmado parte en seguida para conocer su nueva propiedad sin saber que la propiedad ya tiene habitante.

Viola Thornhill lleva dos años viviendo en Pinerwood Manor después de que el antiguo conde Bamber le legara la propiedad en herencia, desde entonces Viola hace de la propiedad un lugar próspero, rentable y apacible, se crea una vida idílica formada por buenos vecinos y una comunidad estupenda llena de actividades, una vida muy pacífica de la que da gracias todos los días.

Hasta que aparece un Lord Ferdinand proclamándose dueño de la casa y bastante desconcertado con la presencia de Viola, pero ésta cree ciegamente que el antiguo conde le legó la propiedad y no está dispuesta a perderla a manos de un tunante que dice haberla ganado en una partida de cartas, para Viola Pinerwood Manor lo significa todo, todo lo que dejó atrás y todo lo que es ahora. Los dos se creen con derecho a la casa y ninguno está dispuesto a irse.

Empieza una convivencia tensa y llena de pruebas para Ferdinand que para desgracia de Viola ve como éste supera sin problemas y va ganando simpatías entre sus vecinos que al principio tanto la apoyaban a ella, hasta que el duque y hermano de Ferdinand llega y descubre el pasado secreto de Viola.

Es una historia bonita, complicada, con momentos divertidos, tiernos y tristes como todos los de esta autora. Los protagonistas son muy diferentes pero cada uno a su manera, logró conmoverme. Ferdinand por su manera de ser, no es el típico protagonista por una serie de características que no voy a nombrar, pero que consigue enamorarte sin problemas, es espontáneo, dulce , correcto y sorprende en muchas ocasiones. Viola es una mujer que oculta un pasado, que ha sufrido y que piensa que por fin tiene una nueva vida donde sentirse segura y tranquila lejos de los recuerdos y las malas experiencias.

Ferdinand y Viola se sienten atraídos el uno por el otro en seguida, la belleza de ella y la ternura de él hacen que ambos caigan uno en las redes del otro, Ferdinand nunca confió en el amor ni en el matrimonio y Viola ha sufrido bastante como para pensar que algún día tendría la posibilidad de formar una familia, pero sus sentimientos van mucho más allá cuando pasan tiempo juntos y se conocen, pero por desgracia es una situación difícil y complicada en la que los dos tendrán que lidiar.

Como dije, una historia estupenda, que me mantuvo enganchada desde el principio con el arte que Mary Balogh tiene para escribir y crear personajes tan peculiares y distintos.

Muy bueno.


Crítica realizada por Elsa

 

CONTIENE SPOILERS

Mary Balogh es una de mis autoras favoritas, nunca me ha decepcionado, unos libros me han gustado mas que otros, pero este no se como calificarlo...

El libro comenzó muy bien la parte en que se conocen los diálogos, la actitud de los dos, me encantó mientras estaban en el campo, pero... a partir de la vuelta a Londres me ha parecido poco creíble. En una sociedad tan elitista, en la que se considera un matrimonio inadecuado si uno de los cónyuges procede del comercio aunque tenga mucho dinero, una sociedad tan hipócrita que admite que después de tener un heredero cada uno puede buscarse sus amoríos por su lado, me choca que el estricto duque de Tresham admita con esa alegría a su cuñada, cuando en cuanto la conoció le dijo a su hermano "deshazte de ella". Y no es una cuñada que hubiera tenido un desengaño con un novio, que hubiera sido la amante de algún noble, hemos tenido novelas en las que ha sido así, Escándalo en palacio, Domar a un salvaje, Simplemente enamorados, no me vale Más que un amante, porque ella sólo fue la amante del duque, pese a que en un momento justifican la situación diciendo que habían sido amantes antes de casarse. No, esta protagonista es una cortesana de armas tomar, no quiere atarse a un hombre fijo y pasa una sola noche con uno, es decir es una prostituta de alto standing con proxeneta incluido pero, y esto es lo que me ha estropeado la novela, en cuando la invita el duque a un baile todo queda en agua de borrajas. No , eso no me parece que fuera permisivo en una sociedad de regencia, mas bien parece el capricho de un jovencito por una mujer con experiencia. Ferdinand es uno de esos protagonistas encantadores y su personaje no decae pero .... no me ha terminado de gustar esta pareja.

Luego está la actitud de la madre de Viola, una mujer que tiene que tener alguna experiencia debido a lo que ha pasado y simplemente se dedica a meter la cabeza en un agujero como el avestruz y ¿no se da cuenta de lo que pasa? en unos tiempos en que se vigilaban a las hijas como halcones.

No, este libro no me ha terminado de convencer, por eso, por lo poco real que parece. En algunos momentos me ha parecido Pretty Woman en versión regencia. 


Crítica realizada por Sandrayruth 

Ya lo he acabado y me ha encantado desde el principio hasta el fin. Es verdad que se pasa un poco por alto la profesión de ella en cuanto a los familiares y amigos de Ferdinand, pero qué queréis que os diga, a mi no me ha importado en ningún momento saber a qué se dedicaba ella. Es más, me he estremecido al leer el porqué y el cómo de todo lo que Viola lleva detrás y ha hecho que ella me cayera mejor todavía.

Me han encantado todos los protagonistas, tanto los principales como los secundarios. Son todos tan excéntricos que no he parado de reírme con muchas de sus conversaciones y modos de actuar. Quizás si esto mismo me hubiera pasado con otra autora me hubiera chocado, pero esta autora tiene tal manera de escribir, que todo eso queda en un segundo plano, y lo más importante es lo que cobra vida, en este caso, la historia de amor de los dos protagonistas.

La ambientación como siempre, maravillosa, con sus descripciones justas. Los diálogos maravillosos, con los que me he emocionado y reído a partes iguales. Me ha gustado mucho la introducción que ha hecho a la siguiente historia, la de Angie, que yo no me pienso perder.

Mi puntuación es de Muy Buena...

 


Crítica realizada por Mencía

 

Amante de nadie es una preciosa historia de amor. Sus protagonistas nos ofrecen todo lo que esperamos hallar en los personajes de una novela de Regencia y, al mismo tiempo, su autora los dotó de unas circunstancias que los harán únicos en nuestra memoria.

Esta novela ha conseguido mantenerme expectante en todo momento, la tensión lejos de decaer ha ido subiendo, sabía que, a la fuerza, el final feliz había de llegar y sin embargo devoraba página tras página ansiando hallar el camino hacia la culminación de este, de lo más "inapropiado" amor.

Tierna y divertida en sus comienzos Amante de nadie fue tomando un cariz más amargo en su evolución. Reconozco que resulta inverosímil la propuesta de aceptación social que nos presenta su autora, pero a veces, como en este caso, estoy dispuesta a no tener ese punto en consideración a la hora de mi valoración, ya que he disfrutado en todo momento y deseaba con ansia un maravilloso final para una pareja que se había ganado mi corazón.

Amante de Nadie es una novela que difícilmente olvidaré, todo un logro en estos tiempos en que no encuentro novelas que me produzcan algo más que una tibia reacción.

blog comments powered by Disqus

Comentarios (1)

  • yluna

    03 Mayo 2013 a las 13:53 |
    Me ha gustado mucho este libro, es dulce y tierno. La protagonista es muy fuerte y me gusta el tema Viola-Lilian, dos en una. Me ha encantado como la familia de Ferdinand le ayuda a conseguir a la mujer que quiere sin importarle lo que diga la sociedad.

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Síguenos en Facebook y Twitter