J.D. Robb - Witness in death

Visitas: 1752

Crítica realizada por LadyZarek

(Novela sin traducir)

"Witness in death" es el libro número 10 de la serie de Eve Dallas, de J.D. Rob (el pseudónimo de Nora Roberts). Salvo que me equivoque, es el primero sin traducir al español. Y me disgusta que no lo esté, porque la gente se está perdiendo un gran libro, muy entretenido y cuya intriga no cesa durante sus 338 páginas.

Eve Dallas está disfrutando de una función en el nuevo teatro, propieda de su mardio Roarke, junto a éste. Ambos están pasando una velada tranquila, hasta que la función deja de ser pura ficción para convertirse en una muerte en directo: la actriz protagonista ha apuñalado al protagonista, y éste ha caído muerto. Alguien ha cambiado el cuchillo de atrezzo por uno de verdad. Dallas, siendo una policía eficaz como siempre, se hace con el control. Se da cuenta de que es la encargada del caso y testigo a la vez. Es más, hay más de tres mil testigos...

Empieza a investigar a la actriz principal, Areena, junto a Peabody, la policía con la que trabaja. Conforme va investigando a todos los implicados, va retratando al fallecido, y se da cuenta de que nadie le apreciaba como persona: era egocéntrico, un mujeriego que trataba mal a las mujeres, y muchas cosas más. Con la ayuda de Roarke, Eve da adentrándose en el mundo del teatro, donde todo el mundo actúa y rara vez dicen la verdad. El caso le lleva a la teniente a darse cuenta de que ha tenido suerte a la hora de conocer a Roarke, y nos muestra una faceta romántica que no habíamos visto en los libros anteriores. Y Roarke, por su parte, estará a su lado cuando Eve se derrumbe por un par de cosas que van a pasar o a explicarse, y que no pienso mencionar para mantener la intriga.

Bueno, como cada vez que leo algo de Eve Dallas, me he sentido muy satisfecha al terminar de leer la historia que tocaba. En esta ocasión, nos movemos en un ambiente teatral. Esta vez, empezamos con una escena del matrimonio protagonista en un lan relajado. Y ambos son testigos de un asesinato, junto a otras miles de personas que asistían a la representación.

Eve, como ya sabemos, es la protagonista absoluta de la serie, y eso se refleja en cada uno de los libros que he tenido la suerte de leer. En "Witness in death" vemos una faceta suya muy poco habitual. quiere ser la primera en decirle a Roarke lo mucho que le ama, y le prepara una sorpresa. Una escena muy romántica. Está muy bien acompañada por Roarke, un protagonista algo secundario, pero que está siempre ahí, dispuesto a meter las narices en los asuntos policiales de su mujer y a abrazar a Eve cuando ella más lo necesita.

Hay personajes que aparecen habitualmente en las historias de Robb, son secundarios muy importantes, y a los que se les coge cariño enseguida: Delia Peabody, McNab, Feeney, la doctora Mira, el estirado mayordomo de Roarke, con quien Eve mantiene una relación de desdén mutuo bastante ameno... el abanico de secundarios es amplio, pero todos tienen algo que decir cada vez que aparecen. Digamos que son los secundarios "fijos", los que siempre están ahí.

En cuanto a los secundarios "invitados", aquellos que son necesarios para cada trama de cada novela, en esta ocasión nos encontramos con Richard Draco, un fallecido al que se llegará a odiar en cuanto se descubra cierto pastel; Areena, la actriz que le apuñala, quien es además amiga de Roarke; Carly, una joven actriz que tendrá mucho que ver con el desarrollo de la investigación; Kenneth, otro importante secundario que la va a liar parda... y lgunos más, pero estos son los principales.

Ojalá lo publiquen en español, porque es un libro muy fácil de leer, y su autora no se anda con rollos a la hora de desarrollar la historia. Y una no se espera lo que va a suceder. El asesino es una incógnita hasta el final, y todo tiene una explicación. Nos envuelve en puro misterio.

Lo recomiendo. Nota: 4/5.