Emma Darcy - Deudas de deseo

Visitas: 22523

Crítica realizada por LILIAN

"Joaquín Luis Sola obedecía a su origen argentino: era orgulloso y apasionado y había conseguido recuperar la fortuna de la familia partiendo de cero. Pero seguía doliéndole que la bella Nicole Ashton lo hubiera abandonado hacía cinco años y seguía deseando volver a hacerla suya.
Ahora se le presentaba la oportunidad de sacarse la espina: Nicole estaba dispuesta a ser suya durante veintiséis noches si él pagaba sus deudas. Su talento para las inversiones inteligentes lo había hecho rico, y esa proposición prometía reportarle pingües beneficios..."

Dos años de amor y cinco de separación, no han bastado para que la pasión que sienten Quin y Nicole se haya apagado. Cuando se encontraron por casualidad, en plena fiesta pachanguera, no pudieron volver a separarse. Nicole, bailaba desinhibida al ritmo de la música y Quin la contemplaba extasiado. Multitud de recuerdos acudían a su mente. Seguía sin entender el por qué del alejamiento de Nicole. Un buen día tocaba el cielo con los dedos y al día siguiente visitaba el infierno. Cómo compañeros en un banco internacional, siempre había pensado que esperaban de la vida las mismas cosas: amasar dinero y llegar a ser alguien en el mundo de las finanzas. Sin embargo, no fue así. Nicole no se sentía realmente amada y partió a dirigir la escuela de baile de su madre. Quin, miró para otro lado, fundó su propia empresa y comenzó a acumular dinero. 

Nicole sentía una profunda atracción por Quin, pero no quería volver a cometer los errores del pasado. Sabía que su antiguo amor no podría entregarse completamente y ella no quería volver a conformarse con menos. En menos que canta un gallo, tomó una decisión. Quin la deseaba pero tendría que pagar por ello. A cambio de una cantidad astronómica de dinero se ofrecería en bandeja, durante tres meses. Por un lado, su orgullo se mantendría a salvo y por otro, ese dinero serviría para sacar adelante la academia de su madre. Claro que al final no todo iba a resultar tan sencillo...

Emma Darcy vuelve con Deudas de deseo a un romance, donde los protagonistas disfrutarán de una segunda oportunidad. Quin, no ha conseguido cerrar un capítulo de su vida y su herida no cicatriza. Siente hacia Nicole una mezcla de rencor y de orgullo herido, así que, la solución es cobrarse en carne la afrenta recibida (imaginaria o no). Nicole por su parte, con un futuro prometedor en el mundo de las altas esferas lo abandona todo por ayudar a su madre en una escuela de baile. Hasta ahí puedo entenderlo pero ofrecerse -en pleno siglo XXI- cómo si tal cosa a Quin... lo siento pero no me cuadra. La conversación de la transacción la mantienen como si fueran dos cavernícolas: Tú darme dinero y yo te dejo mi cuerpo. Eso sí, yo escojo el día y el lugar, qué para eso soy la "hembra deseada". No sé, quizás me ha pillado un tanto picajosa pero teniendo en cuenta que, esta novela pertenece al género actual y que fue escrita en el año 2006, cómo que no...

Otra pega que le he encontrado al libro, es que Emma Darcy prepara la trama meticulosamente y la dirige hacia el final. De repente, llena el terreno de minas. Me explico: Después de tener un tira y afloja agotador, los protagonistas parecen que llegan a un entendimiento y cuando parece que suspiras de alivio, ¡BOOOM, sorpresa! volvemos a empezar... Cómo ya no quedan casi páginas y el Harlequin se acaba, sabes que el colorín colorado, va a ser del tipo: llega un elefante a una cacharrería y se pone a tocar los bongos...

¿Con qué me quedaría de esta novela? Pues con las escenas hot que son muy buenas. Tiernas, intensas y con su punto picarón. En este punto, Emma Darcy, no defrauda.  

Siempre espero mucho de esta autora, así que, cómo creo que no ha estado a la altura mi puntuación es 2,5/5


blog comments powered by Disqus

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Síguenos en Facebook y Twitter