Amanda Quick - Amor mágico

Visitas: 17862

Crítica realizada por Lolailo

La piedra verde ha ido a parar a manos de la joven Alice y el apuesto Hugh el Implacable, guerrero convertido en leyenda, lo sabe. Empujado por las peligrosas cualidades de la gema, que han causado ya la muerte de varias personas, el caballero se presenta ante la dama con la esperanza de recuperarla sin más tardanza. Pero la piedra ya no se haya en poder de Alice, pues le ha sido robada, y ésta, que conoce la identidad del ladrón, le propone un plan para recuperarla. Juntos emprenden la arriesgada búsqueda, viéndose expuestos a situaciones límite entre las que se halla el secuestro y el envenenamiento. Mientras tanto la muchacha, a quien su tío ha arrebatado la herencia que le corresponde y que tiene intención de entrar en un convento par dedicarse al estudio de la filosofía natural, va cediendo paso a paso a la atracción que ejerce sobre ella el temible Hugh. Y éste, dispuesto ante todo a hacerse con la valiosa joya que le permitirá recuperar el castillo y el feudo que le pertenecen, no puede resistirse a los encantos de la inteligente Alice. Unidos por la pasión, proseguirán juntos un camino lleno de traiciones y peligros.

Esta es la novela que más me ha gustado de Amanda Quick aunque debo reconocer que habré leído como mucho cuatro o cinco obras suyas nada más.
A pesar de que el personaje de Alice es la típica protagonista femenina de esta autora: inteligente, algo excéntrica y resuelta, desde mi punto de vista tiene algo que la hace distinta y cercana y es su sincera preocupación por el futuro de su hermano menor, Benedict y su inmensa humanidad, además es un personaje que ha sufrido y se ha sobrepuesto a las adversidades con lo cual  resulta menos antipática que otros personajes femeninos con las mismas características, hay que añadir que a  diferencia de la mayoría de las protagonistas de Amanda Quick que no son especialmente hermosas, lady Alice si lo es, aunque ella no concede ningún valor a su apariencia, empeñada en su idea de recluirse en un convento.

Hugh es un personaje masculino para mí entrañable: fuerte y curtido, conocido y temido guerrero y totalmente moldeable en manos de Alice, además no es ningún libertino ni mujeriego y eso supone un cambio refrescante. En un principio su preocupación por lady Alice es puramente interesada, pero en cuanto la conoce se siente profundamente atraído hacia ella y casi desde el primer momento comienza a actuar como un hombre totalmente enamorado.

La historia entre ellos es gradual, ella reconoce el enorme deseo que siente hacia él y lo  afronta como una materia más de estudio, sin que le suponga ninguno de los dilemas morales o de orgullo que nos encontramos comúnmente en las protagonistas femeninas; él  permite ciertas actitudes en ella que serían impensables en otro hombre de la época. Me gustó bastante la historia y recuerdo con especial cariño algunas escenas (como la del encuentro íntimo en la cueva o la escena final donde ellle anuncia su embarazo, que es especialmente graciosa), se trata de una historia con grandes dosis de suspense, con personajes malvados, sometidos, repugnantes, tiernos..... y una bonita historia de amor donde las cosas se van desarrollando poco a poco y donde ambos se declaran el amor que se profesan el uno al otro bastante antes de que acabe el libro sin que eso le reste ni un ápice de interés.
Para mi gusto lo mejor que he leído de esta autora, aunque vuelvo a repetir que no ha sido demasiado. ¿Mi valoración? Un 4/5

------------------------

Crítica realizada por Mc2

La joven y resuelta Alice había debido abandonar sus tierras, junto a su hermano lisiado, Benedict, para alojarse en casa de su tío Ralph. Desposeída de sus tierras la había obligado a establecer su residencia en Lingwood Manor, pero no la podía obligar a hacerse cargo de las tareas domésticas. En parte todos la temían por sus conocimientos sobre pócimas y venenos. Y ella prefería seguir fomentándolo y así seguir con sus estudios de historia natural, y la colección de piedras que poseía. Precisamente su afán por poseer extrañas piedras la lleva a conseguir la extraña piedra verde, la última de las piedras de Scarcliffe. Desgraciadamente la piedra parecía maldita y un pésimo juglar la había robado en vísperas de la visita de Hugh el Implacable, un poderoso caballero cuya espada llevaba el terrorífico nombre de Provocadora de Tormentas. Ahora ella era la única, en toda la mansión, capaz de revelarle a tan temible señor la desaparición de la gema.

Hugh de Scarcliffe necesitaba la piedra verde para devolver el esplendor a sus tierras. Él no creía en esas historias mágicas sobre la posesión de la gema, pero parecía que los aldeanos sí. Ya era hora de regresar a casa. Lo que no suponía es que la piedra verde hubiera vuelto a desaparecer. Aunque la presencia de esa preciosidad pelirroja le hace albergar un plan más. Su inteligencia, cuidados modales cuando quiere, y saber estar, le lleva al punto de considerar convertirla en su esposa. Sólo deberá poner en marcha sus dotes de comerciante y averiguar el punto débil de la joven.

Alice tenía grandes planes para ella y Benedict, y Hugh podría ser el hombre que le permitiera alejarse de Lingwood Manor para llevarlos a cabo. Estaría dispuesta a renunciar el cristal a cambio de una dote para un convento que le permitiera a ella proseguir sus estudios de historia natural y la posibilidad de que su hermano pueda entrar en los grandes centros de enseñanza de Europa.

Pero en Scarcliffe, el genio y la impaciencia de Alice la llevará a granjearse dos enemigos peligrosos, el monje vagabundo Calvert de Oxwick y la curandera del convento, la hermana Catherine. Y, no menos importante, estrechar lazos con el mayor enemigo de Hugh, Vicent de Rivenhall.

Tengo mucho cariño a esta novela, pues es de las primeras que compramos mi hermana y yo en el Círculo de lectores. Fue una de las que aumentó mi pasión por la romántica, y tal vez uno de los libros que más veces haya leído. Siendo poco más que una adolescente ¿quién no suspiraría por este poderoso caballero de cabello negro y ojos ambarinos, capaz de salvarte la vida en más de una ocasión? Paciente, entregado, leal, justo...

En cuanto a los protagonistas, Hugh no tuvo una infancia fácil. Nació bastardo, su madre asesinó a su padre con veneno y creció con el odio fomentado por su abuelo hacia Rivenhall. Gracias a Sir Erasmus de Thornewood, el hombre que le crió desde los ocho años, pudo convertirse en un hombre justo y leal. En cuanto a Alice, tuvo que ocuparse de su hermano desde muy joven pues, las secuelas de una caída del caballo, le habían hecho perder las atenciones de su padre. Guarda con dolor el hecho de no haber podido mantener intacta la herencia de su hermano que había pasado al primogénito de su tío. Además se considera una esposa espantosa, algo que sabe muy bien Hugh decidido a tentarla con libros y otros objetos curiosos.

En conclusión, una de esas novelas recomendables con las que se disfruta una y otra vez cada vez que se relee, con excelentes protagonistas y unos buenos secundarios.

La puntúo con un 4.5/5.

Contenido relacionado

Últimos libros añadidos

logo-face

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras