Christine Feehan - El juego de la mente

Visitas: 1528

Crítica realizada por Patufet

Libro 2 de la serie "Ghost walkers"

Producto de los siniestros experimentos del doctor Whitney, Dahlia LeBlanc posee unos poderes extraordinarios que pueden ser peligrosos tanto para ella como para los que se le acerquen. Por ello, vive encerrada en una residencia aislada de Luisiana, recopilando información secreta para el gobierno. Pero cuando escapa por los pelos a un intento de asesinato, Nicholas Trevane, otra víctima de Whitney, es enviado a protegerla. Durante toda su vida adulta, Dahlia había creído que era la única persona con ese don tan especial y que sus recuerdos de otros niños como ella eran producto de su imaginación. Ahora, justo cuando su vida corre peligro, encuentra a un hombre que pone en duda todas sus certezas. Mientras decide si Trevane es amigo o enemigo, Dahlia intenta superar con todas sus fuerzas los dictados de su corazón, porque sabe que una pasión arrebatadora puede consumirla, literalmente, en llamas...

Cuando leí el primer libro de esta serie no me acabó de convencer , quizás por que gran parte del mismo explicaba los experimentos de Whitney y se me hizo pesado , pero como es una autora que me gusta le he dado otra oportunidad y no me arrepiento, me ha gustado mucho y me ha dejado con ganas de más.

Lily (protagonista del libro anterior) está estudiando todas las cintas que tenía Whitney con el propósito de encontrar a las otras niñas , que, igual que ella formaban parte de los experimentos que se llevaban a cargo y ha descubierto el paradero de Dahlia , ahora tienen que ir en su busca para reunirla con ellos y para ello se ofrece voluntario Nicholas Trevane.

Nicholas acaba de llegar de una misión donde resultó herido pero eso no evita que decida ir a buscar a Dahlia , es un soldado duro que sabe que no le temblará la mano si por algún motivo tuviera que acabar con ella.

Dahlia vive aislada del mundo , no se puede relacionar con los demás por sus poderes, ya que cuando a su alredredor hay emociones violentas ella libera energía incontrolable y que provoca incendios , es algo que no puede controlar; Así que cuando un grupo de asesinos ataca la casa donde vive y matan a la que ella conoce por su familia no le queda más remedio que huir , pero llega a su rescate Nicholas que se comunica telepaticamente con ella y aunque al principio no se fía mucho de él , al ver que también tiene poderes decide acompañarle y empiezan así trepidante huída.

Los protagonistas son bastante típicos de esta autora , Dahlia una chica que está acostumbrada a vivir asilada , realiza misiones puntuales para una agencia del gobierno pero no figura en ningún sitio , por lo que le parece imposible que alguien vaya a por ella , no puede controlar su energía y cree que no se puede relacionar con nadie por temor a hacerles daño, pero con Nicholas eso cambia ya que él le hace de ancla y puede canalizar con ella esa energía; es cabezona e independiente y no quiere sentir nada por Nicholas ya puede llegar a buen fin.

Nicholas , es el típico macho alfa , duro, protector y celoso pero muy paciente y tierno con Dahlia , él mismo se asombra de lo que siente por ella ya que siempre ha sido un solitario , pero cuando lo descubre sabe que no la dejará marchar.

La relación entre ellos es bonita , desde el principio saltan chispas , nunca mejor dicho , ya que entre los dos reúnen energía para provocar grandes incendios

Aunque gran parte del libro solo salen ellos dos no se hace pesado , ya que además de la relación que van forjando tienen que ir huyendo continuamente de sus perseguidores, después aparece el resto del equipo de Nicholas , Gator , Kaden , Sam y el libro mejora .

En fin , una historia muy amena que tiene de todo un poco, intriga, acción, efectos parapsicológicos, amor, compañerismo y que engancha desde un principio.

Ahora toca esperar al de Gator , un personaje que también promete.

Mi valoración 4/5

blog comments powered by Disqus

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Síguenos en Facebook y Twitter