¿Sabías que...? White, el club londinense para caballeros

  • Fecha: Miércoles, 30 Octubre 2013
  • Visitas: 7825

background-1775359 640Situado en la parte superior de la calle St. James el club White era vecino de los no menos importantes y relevantes clubes Boodle, Brook y Crockford. Lugares exclusivos para el público masculino y frecuentados por hombres de la misma clase social. Los clubes de caballeros durante el periodo de la Regencia eran una parte indeleble de la aristocracia inglesa. El club al que se pertenecía proclamaba quién se era, cuáles eran sus creencias políticas e incluso lo que se comía (existía un club del bistec). Cualquier caballero que tenía la menor pretensión de estar a la moda, pertenecía a un club.

En Londres, allá por el 1800, había sólo unos pocos clubes para caballeros (Almack, Boodle, Brook y White ya habían abierto sus puertas). Muchos de ellos operaban sin local y algunos fueron de carácter efímero. Habitualmente los socios se reunían, semanal o mensualmente, en cafés o tabernas. En el siglo XIX comenzaron a proliferar un gran número de estos clubes y tenían ya un carácter exclusivo y un local fijo de reunión. Se estima que en el periodo de la Regencia alrededor de 1200 caballeros eran miembros de alguno de estos clubes, incluso de más de uno.

El Club de caballeros White comenzó siendo un local donde se degustaba el chocolate. Propiedad del inmigrante italiano Francesco Bianco, quien cambió su nombre a Francis White, fundó el establecimiento en 1693 en el nº 4 de Chesterfield Street y era conocido como La casa del chocolate de Mrs. White. Allí se vendía chocolate caliente y otras exquisiteces hechas con ese producto. Por aquella época, el chocolate era un lujo poco común que sólo los ricos podían permitirse. Además de la venta de chocolate se vendían también entradas para las obras que se representaban en el Royal Drury Lane Theatre, entre otros. La venta de las entradas ayudaba a sufragar los elevados costos del chocolate y el mantenimiento del establecimiento. Durante el reinado de Carlos II, las casas de chocolate eran lugares de encuentro para la élite de Londres. White fue una más de la serie de casas de chocolate que con el tiempo se convirtió en un club de caballeros.

En 1773, después de un incendio, el local se trasladó al 37-38 de la calle St. James (donde aún permanece a día de hoy), a tiro de piedra del Palacio y no lejos de Westminster. Zona de moda por aquellos entonces, se consideró que era la mejor ubicación posible para el prestigioso club.

En el siglo XIX, White era el club de caballeros más exclusivo y contaba ya con 300 miembros. En 1814 el número de socios era de 500. Los hombres que lo integraban eran de clase social alta y la mayoría de sus miembros eran aristócratas. La etiqueta era muy importante. Todos los caballeros solicitaban su ingreso en el club. Era tal el clamor por ser miembro del club que en 1745 se decidió crear, bajo el mismo techo, un Club joven. El grupo original era el Club viejo. A medida que iban quedando plazas vacantes en el Club viejo, las iban ocupando miembros del Club joven. Alrededor de 1780, los dos clubes se fusionaron. Sin embargo, la membresía estaba reservada para los hombres más ricos e influyentes de la sociedad y alineados con el partido conservador. White ha sido considerado como el club de los Tory, de hecho, en 1783 el club fue la sede oficial del partido Tory. Brooks, por el contrario, acogía a miembros del partido liberal. El príncipe de Gales fue durante un tiempo socio de este club pero cambió su preferencia a White cuando a su íntimo amigo Jack Payne le fue vetado el derecho a formar parte del club.

El proceso de admisión de un nuevo socio era entonces tan riguroso como lo es hoy en día. Se necesita ser propuesto por algún miembro del club y avalado por otros dos miembros más. Conseguido esto, el comité estudiará rigurosamente la propuesta y votará si se es apto o no para ser miembro del club. Este sistema de votación consiste en introducir en secreto una bolita blanca o negra en una caja especial, y son estas bolas quienes le dan la respuesta al candidato. Una sola bola negra significa la no aceptación de la candidatura. Si se era admitido, el nuevo miembro, además de comprometerse a cumplir una serie de rígidas reglas, pagaba una cantidad en concepto de cuota de afiliación. En 1814 esa cantidad era de 11 guineas anuales. A día de hoy, el importe a pagar son 850 libras al año. En la actualidad, igual que entonces, el privilegio de pertenecer a este exclusivo club es un sueño reservado para unos pocos. Las inmensas fortunas no eran ni son garantía de contar con el estatus imprescindible para formar parte del club.

Desde que White se estableció como club de caballeros proporcionó a sus miembros un lugar exclusivo, tranquilo, anónimo y privado donde relajarse y socializar sentados en elegantes butacas de cuero, mientras charlaban, comían, tomaban una copa, leían el periódico, boicoteaban a solicitantes no deseados, llevaban acuerdos entre caballeros, o jugaban a las cartas y otros juegos de salón. Todos estos rituales apuntalaban la propia importancia del hombre, incluso la del miembro más patán del club. El club era sagrado, tan sagrado, que no sólo no se le permitía la entrada las mujeres sino que una mujer que a partir de determinada hora de la tarde apareciera por la calle St. James, a pie o en coche, podría esperar ser condenada socialmente. Sin embargo, si aparecía por esa calle por la mañana con su criada o criado, no corría ese riesgo, probablemente, porque la mayoría de las actividades masculinas se iniciaban en la tarde o la noche.

La conocida ventana de arco situada en la planta baja y construida en 1811, fue rápidamente coto y propiedad de Beau Brummell y sus amigos. La mesa situada junto a esa ventana estaba reservada a los miembros de honor y era símbolo de prestigio social. Otros miembros que frecuentaron también esa mesa fueron el duque de Argyll, Sir Worcester, Sir Alvanely, Sir Foley, Sir Sefton...

White se ha caracterizado también por sus altas apuestas en el juego. El Whist era la opción de juego hasta la Regencia, posteriormente, sus miembros, que lo consideraban aburrido, votaron reemplazarlo por otros juegos de cartas. El objetivo del club era la búsqueda del placer y el bienestar, y de la misma forma que podía ser un sitio donde charlar y discutir cualquier tema distendidamente, también se podía pasar la noche perdiendo una fortuna. O haber ganado y celebrarlo yendo después a gastarlo con las cortesanas de Londres.

El código de honor era primordial. Las deudas contraídas por el juego se esperaba que fueran pagadas dentro de los próximos tres días. Pagar la deuda era mucho más importante que pagar las deudas a los comerciantes, y no pagarla era más grave que seducir a la mujer del vecino. Daba igual despojar de su fortuna al caballero que se la había jugado y que se había quedado en la miseria, o que sus hijos y familia se vieran abocados a la pobreza. Pagar las deudas de juego era con lo que se medía el honor de un caballero.

Una de las cosas más curiosas de White es su famoso libro de apuestas. Cualquier miembro podía apostar cualquier cosa y en sus páginas se tomaba nota de todo. El perdedor debería pagar con prontitud o se arriesgaba a sufrir la ira de sus compañeros (incluso se jugaba la exclusión del club). Las apuestas iban desde quién se casaría con quién, cuándo y en qué fecha, pasando por apuestas sobre la derrota de Napoleón, los hijos ilegítimos que engendraría X en el periodo de dos años, predicciones políticas, de moda, etcétera. El libro recogía también apuestas excéntricas, como aquella en la que dos caballeros que se jugaron 3000 libras a ver cuál de dos gotas de agua resbalaba primero hacia el final de la ventana. Se cuenta también de un miembro que apostó 1.000 libras a que un hombre podía vivir bajo el agua durante 12 horas. Éste contrató a un hombre para llevar a cabo el experimento. Obviamente perdió la apuesta porque el hombre murió.

El libro de apuestas siempre estaba abierto sobre la mesa para que sus miembros anotaran la apuesta de naturaleza más trivial que en cualquier momento pudieran establecerse.

Hoy en día White sigue siendo un club de élite donde muchos de sus miembros han tenido que aguardar hasta nueve años de lista de espera. En la actualidad uno de sus clientes es David Cameron, cuyo padre era el presidente del club.

Fue en White donde el príncipe Carlos celebró su despedida de soltero.

Los miembros pueden invitar a personas ajenas al club a comer allí.

El príncipe William va con frecuencia al White a jugar al billar.

Entre la larga lista de personajes que se cuentan como miembros de White se incluyen una gran cantidad de duques, barones, marqueses o vizcondes. Estos son algunos de esos reconocidos personajes: el duque de Devonshire, el conde de Rockingham, Doddington Bubb y Sir John Cope, el príncipe Arturo, Churchill, Randolph, Evelyn Waugh, David Niven, Oswald Mosley, Horatio Walpole, Eduardo VII y el príncipe Carlos.

*Artículo realizado por el equipo de RNR

Comentarios (31)

  • Silvia77

    Silvia77

    09 Mayo 2014 a las 11:12 |
    Qué curioso, no tenía ni idea de que el White todavía existía. Igual de su origen como un club del chocolate, qué cosas. Estos artículos están muy bien para ir más allá de los escenarios de las novelas, que en su mayoría no cuentan más que eran club exclusivos para los caballeros ricos y aristócratas. Me ha gustado mucho. Gracias por el artículo!
  • Mercé

    Mercé

    07 Mayo 2014 a las 12:58 |
    Muy interesante articulo. Esta muy bien documentado y me ha encantado lo del club de chocolate... ¡Vaya que pillos los caballeros!
  • MARIAN

    MARIAN

    25 Febrero 2014 a las 05:41 |
    Gracias por el artículo, está muy interesante leer sobre la historia de ese club que tantas veces aparece en las novelas históricas.
  • Elena

    Elena

    04 Febrero 2014 a las 10:52 |
    Muchas gracias por el artículo, es muy interesante.
    Son muy curiosas las historias de los clubs ingleses, si ya en las novelas son fascinantes, imaginaros en la vida real.... lo que habran vistos y oído esas paredes...
  • Roxana

    Roxana

    03 Febrero 2014 a las 20:58 |
    Interesante artículo sobre estas instituciones tan británicas. Tienen un funcionamiento muy curioso, desde el proceso de admisión al libro de apuestas, por poner un par de ejemplos.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    03 Febrero 2014 a las 07:03 |
    Un muy buen artículo, me ha alegrado saber que sigue en pié. A raiz de leer este artículo me han dado muchísimas ganas de ir a Londres y pasear por sus calles descubriendo los lugares por los que discurren los libros.
  • Miryam

    Miryam

    09 Noviembre 2013 a las 19:23 |
    Fenomenal artículo, me ha encantado. Yo he estado varias veces en Londres pero nunca me ha dado por buscarlo, quizá, en algún futuro pueda volver a Londres y buscarlo.
    Me encanta conocer todas estas cosas que salen en nuestros libros porque me hacen dar cuenta de que quizá algunos fragmentos de ellos no sean tan de novela y sí una realidad. Me encanta lo de las apuestas absurdas, creo que el aburrimiento de la clase alta les debía impulsar a ello.
    Gracias.
  • Ruth M.Lerga

    Ruth M.Lerga

    07 Noviembre 2013 a las 17:55 |
    Dos curiosidades:
    Solo tienen su condición de socio asegurados el Príncipe de Gales y el Primer Ministro (condenada memoria, no recuerdo qué ocurrió con Margaret Tatcher, estoy de viaje, cuando vuelva lo miro). De hecho sus hijos no son socios.
    Si tras la curiosa toma de decisión el candidato no es admitido, se espera (o se esperaba al menos a primeros del XIX) que quien lo haya propuesto presente su dimisión por haber intentado "colar" a alguien indigno del status del club.
    No comment.
    Magnífico artículo, lástima que no lo encontrara cuando lo busqué, me hubiera ahorrado unas cuantas horas de buceo por internet. ¡¡Enhorabuena!!
    PD: Ah, está en Chesterfield Street, 4. ¡¡He pasado por delante!! Pero claro, a hora de mujer decente, jijiji.
  • Lis Haley

    Lis Haley

    04 Noviembre 2013 a las 09:07 |
    ¡Me encanta este artículo. Es increíble lo bien documentado que está. Creo que es uno de los que más he disfrutado de leer.
    Mi enhorabuena, chicas.
  • Lis Haley

    Lis Haley

    04 Noviembre 2013 a las 09:04 |
    Súper interesante. Es uno de los artículos que más he disfrutado de leer. Está muy bien documentado y es sorprendente.
    Me encanta.
  • Nuria Pantoja

    Nuria Pantoja

    04 Abril 2013 a las 13:08 |
    Leí este artículo cuando lo conlgasteis y no respondí. Lo siento, porque con el trabajo que lleva, lo interesante que está, lo que se aprende y lo bien que se lee, debería haberlo hecho. Muchas felicidades por vuestro trabajo. El artículo es estupendo y esta sección una de mis favoritas.
  • Lola Rey

    Lola Rey

    27 Marzo 2013 a las 22:36 |
    Jejeje, buscando información por internet de clubs de caballeros para mi próxima novela me ha salido este artículo. ¡No imagináis la ilusión que me ha hecho!
  • beatriz

    beatriz

    07 Agosto 2012 a las 19:08 |
    Dios mio!!!!y yo que pensaba que eso era del pasado. toda la información que disponia era lo que habia leido en las novelas . Hablan mucho de estos clubs, donde solo los hombres podian jugarse su dinero y presitigio en esas tonterias. Reconozco que ha abierto mi curiosidad y agradezco el artículo.
  • Mary Jo

    Mary Jo

    02 Agosto 2012 a las 18:59 |
    Muy interesante el articulo, y muy bien documentado
    gracias.
  • Lili

    Lili

    01 Agosto 2012 a las 15:19 |
    Ahhh me he quedado asombrada todavía existe, que emoción que todavía algo de lo que leemos haya perdurado
  • Lola Rey

    Lola Rey

    31 Julio 2012 a las 22:53 |
    Guau, impresionante información. Me ha sorprendido saber que ese club sigue vigente hoy en día.....
  • kalina

    kalina

    31 Julio 2012 a las 22:53 |
    Muy interesante y completa la información. Me ha sorprendido los comienzos del club como local donde degustar chocolate y el cambio de nombre del propietario todo un acierto, porque no es lo mismo pertenecer al club White, que al club Bianco jiji. Ahora cada vez que lea algo sobre el club no podré dejar de pensar en el chocolate. Ya me gustaría a mi ver por un agujerito lo que hacen tan ilustres personajes.
  • sonia

    sonia

    31 Julio 2012 a las 16:09 |
    Muy interesante
    Gracias!!!
  • morticia

    morticia

    31 Julio 2012 a las 00:24 |
    Felicidades una vez más por esta sección. Es muy interesante y además gracias a estas informaciones, cuando lees las novelas te ayudan a comprender mucho mejor algunas situaciones. Gracias.
  • *Soraya*

    *Soraya*

    30 Julio 2012 a las 19:05 |
    Me ha encantado. Este artículo responde a preguntas que siempre, desde que leo romántica, he querido saber y que nunca me he planteado. No me esperaba que siguiese existiendo como tal, como si no hubiesen pasado los siglos.
    Enhorabuena por el artículo porque está completísimo, no le falta un detalle.
  • ELSA

    ELSA

    30 Julio 2012 a las 18:33 |
    ¡Me ha encantado! conocer sobre un club tan cercano en nuestras novelas, ha sido muy instructivo. ¡Gracias!
  • oneirys

    oneirys

    30 Julio 2012 a las 18:09 |
    que sorprendida me e quedado con este articulo nunca pensé que este club existiera siempre lo avía oído mencionar en novelas de regencia que e leído pero nunca pense que fuera verdad y lo que mas me impresiono fue como comenso de unas simples reuniones y despues un club para comer chocolate a convertirse en uno de los club mas sofisticado de todo el mundo, pero tambien me sorprendio el libro de apuesta como los hombres tiranban su dinero con estupidas apuestas solo por diversion.
    hay que darle un aplauso a la persona que a hecho este articula tan pero tan imformativo y concreto .
    muchisimas grasias ya de a a hora en adelante voy a entender mejor las novelas de regencia.
    un sinsero saludo de tu ahora admiradora Oneirys
  • Katon

    Katon

    30 Julio 2012 a las 17:51 |
    ¡Qué artículo más detallado! Lleno de datos y muy muy interesante. Ya sabemos un poquito más del White, su origen y costumbres. Me acordaré de este artículo la próxima vez que lo vea en una de nuestras novelas.
    ¡Me encanta esta sección! Gracias.
  • Lucia

    Lucia

    30 Julio 2012 a las 15:37 |
    ¡Fantástico! Menudo artículo más completo y que bien hecho. Siempre me ha llamado la atención este club, gracias por darnos a conocer tantas cosas curiosas.
  • rociodc

    rociodc

    30 Julio 2012 a las 15:36 |
    Gracias por el articulo, despues de leer sobre el.en muchas novelas,me ha encantado saber mas de el ,y encima que a dia de hoy existe.
  • MARIA PINA POLITI

    MARIA PINA POLITI

    30 Julio 2012 a las 15:31 |
    Muchas gracias por el articulo,me ha encantado.algunas de las normas,vienen en las novelas de La Regencia!!!
  • kkekka

    kkekka

    30 Julio 2012 a las 14:23 |
    Me ha encantado el artículo. Lo de los clubs masculinos ingleses siempre me ha hecho mucha gracia desde que tuve noticia de ellos con F. Fog y su "Vuelta al mundo". Mira que las debieron de liar en esos sitios, para que luego se metan con las mujeres. Estos cuando se juntan son temibles.
    Me ha parecido muy interesante su evolución desde su fundación hasta ahora. Y me encanta lo de las apuestas, estos ingleses son capaces de apostar por cualquier cosilla.
    Felicidades por el artículo una vez mas.
  • crishi

    crishi

    30 Julio 2012 a las 11:29 |
    Felicidades por esta sección, que es sumamente interesante e instructiva.
  • LILIAN

    LILIAN

    30 Julio 2012 a las 11:04 |
    De los artículos más interesantes que he leído. Me ha parecido fascinante. Está lleno de curiosidades como que White nació siendo una casa de chocolate o que había que pagar las deudas de juego en un plazo máximo de tres días, cayera quien cayera. Lo del libro de apuestas y las apuestas que contienen, también me ha llamado muchísimo la atención.

    Mi enhorabuena a la persona que ha escrito el artículo porque no se ha dejado nada en el tintero y está escrito de una forma que atrapa.
  • sandrayruth

    sandrayruth

    30 Julio 2012 a las 10:32 |
    Muchas gracias por la información!! Me encanta esta sección, creo que es muy completa.
  • anasy

    anasy

    30 Julio 2012 a las 05:20 |
    ¡Qué completo! Muchas gracias, me encanta esta sección, y saber más de la historia de los lugares más frecuentes o típicos que salen en nuetras novelas.

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras