¿Sabías que...? Castillos medievales

  • Fecha: Jueves, 08 Mayo 2014
  • Visitas: 5840


castle-2189498 640Los castillos se empezaron a construir en el siglo X y continuaron hasta el siglo XV. Muchos de ellos no estaban relacionados directamente con la defensa. Su único fin no era sólo asegurar la paz en la región, servían también al señor para extender su dominio y hacerlo más provechoso. Era necesario tener la autorización real, resultaban caros de construir y se levantaban en lugares estratégicos no sólo pensados para los tiempos de guerra sino también de paz. Además, era el centro donde el señor feudal impartía justicia. Al principio se construyeron simples torres rodeadas por empalizadas. En sus inicios se usó mucha madera que a partir del siglo XII se fue sustituyendo por piedra. Poco a poco se fueron haciendo más gruesas y anchas las murallas, añadiendo torres, creando puentes levadizos y fosos cada vez más profundos. No existían normas en su construcción, sino que el constructor se adaptaba a las necesidades militares, el presupuesto de su dueño e incluso el lugar donde iba a alzarse. Era primordial que se construyera en un lugar de gran visibilidad sobre el terreno circundante y que contara con una fuente de agua limpia para que en caso de asedio pudiera abastecerse. La guarnición a menudo practicaba sus habilidades guerreras y cuando no estaba en estos menesteres estaba ocupada instalando almacenes, municiones o reparando sus armas de guerra. En el interior apenas había muebles, las ropas se guardaban en baúles y la mesa solía ser un tablero con caballetes que una vez usada se retiraba y mucha gente usaba el espacio para dormir sobre esteras en el suelo. Cuando el castillo era sitiado el ejército sitiador esperaba hasta que los habitantes muriesen de hambre o enfermasen. En muchas ocasiones los sitiadores sobornaban a alguien del castillo para que abrieran las puertas.

Las partes importantes de un castillo:

Murallas: Construidas con piedra o ladrillo, rodeaban todo el castillo y necesariamente debían ser de considerable altura y consistencia, puesto que tenían que resistir el ataque de los invasores.

Foso: Se trataba de una zanja ancha que se llenaba de agua y que se construía rodeando el castillo por los lados más desprotegidos.

Puente levadizo: Unía la barbacana con el patio de armas, sobre el foso de agua y era levantado cuando había peligro de ataque.

Puertas: necesariamente tenían que ser grandes y fuertes ya que era el primer lugar por el que atacaban los enemigos. Solían tener trampas para repeler estos ataques.

Poterna: Puerta falsa para salir o entrar disimuladamente.

Rastrillo: En forma de reja, construido con madera de roble y recubierto de hierro, protegía la entrada principal.

Balistrarías o aspilleras: aberturas a través de las cuales disparaban los arqueros, eran bastante estrechas en el exterior ampliándose hacia el interior, de forma que los arqueros pudiesen defender el castillo sin ser alcanzados.

Torre del homenaje: solía estar situada en el centro de la fortaleza y era donde vivían el señor del castillo y su familia. Tenía varias plantas.

Barbacana: estructura que se construía frente a las murallas para proteger el acceso a la puerta principal.

Patio de armas: era el centro del castillo y a su alrededor se levantaban distintas dependencias como la capilla o la armería. Dependiendo de la extensión de la fortaleza podía haber otras salas, otros patios e incluso jardines donde se cultivaban hierbas.

Adarve: pasillo situado sobre las murallas que estaba protegido y por el que hacían la guardia los centinelas, normalmente unían las torres y servía también para defender la puerta principal.

Algunas armas de lucha:

El trabuquete era una máquina de asedio. Lanzaba proyectiles a gran altura e incluso sobrepasaba las murallas desde una distancia de trescientos metros.

El almajaneque era otra máquina de asedio cuyos proyectiles eran de trayectoria baja. Las piedras disparadas golpeaban contra las murallas.

El mantelete protegía a los arqueros o zarpadores. Era una empalizada portátil.

Las vasijas incendiarias estaban llenas de líquidos inflamables que prendían a todo cuando se rompían.

Las ballestas eran un arma terrible, precisa y poderosa. Contaba con la ventaja de poder dispararse en espacios reducidos. Poniendo un poco de cera de abeja en la punta y con un buen ángulo de tiro podía traspasar las placas de la armadura.

El arco largo era un arma que para usarla se necesitaba una gran habilidad. Era rápido de disparar. Por cada cuatro flechas que lanzaba un arquero el ballestero sólo lanzaba una saeta. Se podían variar las puntas de las flechas en función de a qué se iba a disparar (caballos, personas o armaduras).

A partir del siglo XVI, quedando los castillos obsoletos en su función militar, muriendo el feudalismo y con la consolidación de las monarquías absolutistas, la nobleza propietaria de los castillos fue abandonándolos para instalarse en mansiones palaciegas en la corte, con el consiguiente deterioro de estos.

Artículo realizado por RNR

Comentarios (27)

  • Almudena

    Almudena

    01 Octubre 2015 a las 10:13 |
    Muy interesante, sin duda. Me he decidido a leer esto de los castillos porque justo en el pueblo de al lado donde vivo hay uno muy parecido al de la imagen, pero la pena es que está totalmente abandonado, pero es asombroso.
    Lo de las vasijas lo sabía por las películas, lo demás todo muy curioso.
  • Rosa Ramos

    Rosa Ramos

    22 Junio 2015 a las 18:33 |
    Me encanta este artículo! Soy totalmente fan de las novelas de género histórico en las que los personajes viven en castillos.
    Sobre todo aquellas novelas de highlanders que viven en castillos que realmente existen en Escocia. Además, acabo de enterarme de partes de los castillos que no sabía que existían y que cuando haga turismo por estas infraestructuras podré detectar sin problemas!! :)
  • Jorge Casasaltas

    Jorge Casasaltas

    05 Marzo 2015 a las 11:44 |
    Soy un gran amante de los castillos. No por la historia, pues yo y la historia no somos muy amigos, si no por la majestuosidad que representan. Me gustan arquitectónicamente hablando. Sus estructuras, su localización, su asombrosa fastuosidad. Durante una época estuve tan interesado en ellos que mis excursiones y vacaciones se destinaban a lugares donde hubieran uno o varios castillos que poder visitar. Por dentro son increíbles y en alguna ocasión he encontrado alguno que otro totalmente decorado como se suponía que debía estar en la época. Pasearse por sus habitaciones, salones, cocinas... servía para dejar libre la imaginación y conjeturar con las historias que allí dentro podrían haber pasado. Buen artículo. Me has hecho recordar aquella época en la que mi pasión era visitarlos.
  • maria jesus camara montelio

    maria jesus camara montelio

    01 Octubre 2014 a las 20:50 |
    siempre me ha gustado el tema de los castillos, debi estar en otra época alguna vez
  • Alejandra

    Alejandra

    24 Junio 2014 a las 17:08 |
    Muy interesante el artículo, no puedo imaginarme como los construían sin la maquinaria moderna y cuanta gente intevenia y en que condiciones. Es una lastima que algunos no se conserven como deben puesto que son parte de nuestra historia.
  • Carmen Zapico Zapico

    Carmen Zapico Zapico

    14 Junio 2014 a las 17:39 |
    Muy buen artículo.
    Muchas de las dependencias de los castillos no sabía que existieran y no conocía algunas de las armas que había en la época.
    Me gusta mucho que escribais sobre estos temas ya que me interesa mucho todo lo que se refiere a la historia y los castillos siempre me han parecido muy interesantes.
  • Cristina Sánchez

    Cristina Sánchez

    04 Junio 2014 a las 09:47 |
    Me gustan muchísimos los castillos. Hace tres semanas tuve la suerte de hospedarme dos noches en uno que data del siglo XV y ha sido convertido en hotel. Fue un fin de semana increible, imaginando la gente que ha estado allí desde hace tantos siglos.
    Muchas gracias por el articulo.
  • ANA MARIA GARCIA

    ANA MARIA GARCIA

    26 Mayo 2014 a las 07:36 |
    Muy buen artículo, me encanta todo lo referente a los castillo y lo que me pueda ayudar a imaginarme mejor los mismos en los libros. La verdad es que en España aun queda patrimonio y aunque no se conserva del todo bien...aviva la imaginación.
  • LadyZarek

    LadyZarek

    24 Mayo 2014 a las 10:31 |
    ¡Qué pedazo de artículo! Mis felicitaciones por este gran ¿Sabías que...?

    Muchos de los datos que este artículo expone no los conocía, son muy interesantes. Me ha gustado conocer de qué se componen los castillos medievales. Lástima que muchos se perdieran, porque me parecen auténticas joyas.
  • Bel71

    Bel71

    16 Mayo 2014 a las 15:59 |
    Me encanta la época medieval y procuro leer todos los reportajes que veo. Este ha sido un artículo muy bueno en el que he podido conocer cosas que no sabía. Me encantan los castillos y para mí es una lástima que muchos de ellos estén derruidos y no sean capaces de conservarlos.
  • mc2

    mc2

    13 Mayo 2014 a las 14:48 |
    Me apasiona la historia medieval y me encantan leer sobre esta época y este artículo me ha hecho recordar algunos datos de los que ya no me acordaba.
    Muchísimas gracias por el artículo.
  • Nieves

    Nieves

    13 Mayo 2014 a las 07:31 |
    Interesantísimo artículo. Sobre todo lo referente a las armas de asedio. Felicidades, una vez más, por un trabajo que nos ayuda a todas.
  • MARIAN

    MARIAN

    12 Mayo 2014 a las 21:01 |
    Me gustan mucho los castillos y la historia medieval. Me parece un artículo interesante para acercarnos un poco más a esas arquitecturas en las que se desarrollan algunos de los mejores libros románticos.
  • rosa maria

    rosa maria

    10 Mayo 2014 a las 22:33 |
    Me gustan mucho las novelas medievales y me ha parecido muy interesante el reportaje.Gracias
  • Malory

    Malory

    08 Mayo 2014 a las 21:24 |
    Estupendo artículo. De siempre me han encantado los castillos y visitarlos y pasearse por entre sus muros de piedra es un poco como trasladarse a otra época.
    ¡Gracias! :)
  • Encarnacion Jimenez Jimenez

    Encarnacion Jimenez Jimenez

    08 Mayo 2014 a las 15:19 |
    Estupendo el reportaje,me gustan mucho las novelas que los incluyen.He tenido la oportunida de ver el de Almansa y aunque por dentro no esta al 100 por 100,me encanto,es una pasada mirar por sus murallas mientras te imaginas la cantidad de gente que a pasado por alli y la cantidad de conversaciones que alli se habran tenido...........UNA PASADA
  • Maria Dolores

    Maria Dolores

    08 Mayo 2014 a las 13:21 |
    Muy interesante el articulo, me encanta los castillos y alcazabas he visitado muchos por España y es una pena que algunos esten tan deteriorados, me imagino a la gente viviendo alli y debio ser impresionante aunque a la vez pienso en la poca higiene y los tiempos tan barbaro, uf...
  • Silvia77

    Silvia77

    08 Mayo 2014 a las 11:25 |
    Me encantan los castillos, tienen mucho encanto, aunque estoy segura que en la época en que se usaban no tendrían mucho aire romántico. Suena a hombres sudorosos y condiciones de vida algo "rudas", jeje. Yo tuve la suerte de pasar un fin de semana en el castillo de Alarcón, en Cuenca, del s. VIII. Pequeñito pero muy bien conservado.
    Gracias por el artículo, muy interesante, como siempre.
  • Cristina

    Cristina

    04 Febrero 2014 a las 19:19 |
    Me encantan los castillo. He tenido la oportunidad de ver uno, y me parecio fascinante. Muchisimas gracias por la información. Saludos.
  • ladysella

    ladysella

    03 Febrero 2014 a las 22:42 |
    Maravilloso! Una leccion magistral sobre el mundo del castillo aunque una pena que se deje perder en el tiempo algo tan maravilloso. Gracias
  • Alba

    Alba

    09 Septiembre 2013 a las 18:01 |
    Muy bueno, he aprendido bastantes cosas que no sabia.
    Gracias.
  • Katon

    Katon

    16 Junio 2012 a las 16:55 |
    Qué artículo más completo;, el origen de los castillos, las diferentes partes y algunas de las armas de la época, algunas no las conocía.
    Muy interesante. ¡Gracias!
  • Lucia

    Lucia

    16 Junio 2012 a las 16:54 |
    ¡Menudo artículo tan bueno y completo! Es muy interesante. YO he visitado unos cuantos castillos y ¡me encantan! Me hacen volver a otra época, aunque muchos estén casi derruidos todavía guardan algo de magia.
  • Miryam

    Miryam

    16 Junio 2012 a las 16:54 |
    Yo que he visitado unos pocos castillos (me gustaría visitar muchísimos más) he sentido como si estuviera en uno. Qué interesantes son estos articulos chicas :-)
  • kalina

    kalina

    16 Junio 2012 a las 16:53 |
    Con esta sección siempre se aprenden cosas nuevas. Los castillos siempre me han fascinado, pero no sabía todos los nombres de las dependencias que lo conformaban. De las armas solo conozco la ballesta y el arco, las otras no las conocía. Muy interesante. Gracias por la información.
  • Elena

    Elena

    16 Junio 2012 a las 16:53 |
    Muy interesante!!!
    Tanto leer novelas con castillos y no sabía que había tantas
    dependecias, salas...
  • jezabel75

    jezabel75

    16 Junio 2012 a las 16:51 |
    Me gustan mucho estos reportajes, aparte de que son muy interesantes, nos sirven para entender mucho mejor algunos aspectos a tratar en la Novela Romántica.
    Una sugerencia para una futura investigación???: El teatro Drury Lane.
    Gracias!!!

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.