La vida de: Rachel Gibson

  • Fecha: Martes, 31 Agosto 2010
  • Visitas: 2056

Con la publicación del primer libro de Rachel Gibson, que tuvo un gran éxito de ventas, los lectores descubrimos un nuevo talento refrescante y divertido... había nacido una nueva estrella en el mundo de la novela romántica.

Rachel Gibson nació y creció en una casa repleta de niños y animales. Su padre trabajaba para una empersa telefónica y su madre se quedaba en casa cuidando de ella y sus hermanos.

Aunque puede parecer algo fuera de lo común en una escritora, a Rachel no le gustaba el colegio, odiaba tener que aprender a escribir y le encantaba jugar fuera de casa. De hecho, su sueño era ser deportista cuando creciera. Pero como esto no resultó, cambio de idea y pensó que sería enfermera, pero no le llegaba a gustar del todo la idea y estuvo unos cuantos años yendo a la deriva, sin saber que profesión iba a escoger definitivamente. Tras ver una antigua serie televisiva "Quincy" se dijo a si misma que sería un trabajo interesante el ser forense, pero la idea se desvaneció pronto de su cabeza en el momento en que asistió a un funeral y tuvo pesadillas durante meses con ello.

Un día, Rachel y un amigo suyo decidieron hacer novillos y no asistir a clase. Cogieron su flamante coche y se fueron a dar una vuelta con él, con tan mala suerte que estrellaron el coche y salvándose de milagro de un final más trágico. Rachel pensó que sus padres se enfadarían mucho por lo ocurrido y decidieron mentir sobre lo ocurrido. Dejaron el maltrecho coche en unos aparcamientos que estaban bastante alejados del instituto y llamó a su madre para decirle que su coche había desaparecido, que había sido robado. Su madre se lo creyó, y fue a partir de entonces que Rachel comenzó a pensar que tenía buena mano para la narración y para inventar historias.

Después de terminar el instituto conoció al que es hoy su marido y se olvidó por un tiempo de la idea de ser escritora. Se casaron y al cumplir los veinticuatro años, Rachel ya tenía en el mundo a sus tres hijos. Fue una época muy ajetreada criando a sus hijos, tan solo descansaba cuando se iba a dormir por las noches.

El acontecimiento que llevó a Rachel a plantearse ser escritora, fue, cuando se estropeó el televisor de su casa. Estaba aburrida y decidió ponerse a leer. Pero lo único que había de lectura interesante en su casa era una colección de libros clásicos que la abuela de su marido James le había regalado. Después de leer unas pocas páginas de David Copperfield, Rachel, descubrió su amor por la lectura.

Tardó poco tiempo en descubrir la novela romántica a manos de Shirlee Busbee. Estaba cansada de leer libros siempre con la misma temática y vista desde el lado masculino, cuando una amiga suya le prestó el libro La rosa de España de Shirlee Busbee. Fue subyugada por la lectura del libro y al instante se convirtió en una enamorada de la novela romántica. Y fue este amor por la novela romántica lo que la llevó a sentarse y escribir su primera novela. Seis años después tenía cuatro manuscritos enteros escritos y un montón de cartas de editoriales rechazando sus novelas. Hasta que un día una editorial decidió publicar su libro Simplemente irresistible obteniendo un gran éxito de ventas. Después de aquello ha seguido publicando sus libros y la forma tan original de escribir que tiene Rachel Gibson y su gran sentido del humor que plasma con gran maestría en sus novelas, se han ganado la alabanza de toda la crítica en el mundo de la novela romántica.

Tres de sus novelas, Simplemente irresistible, Locamente tuya, y Confesiones verdaderas fueron incluidas entre los diez mejores libros del año por la Romance Writers of America. Y su cuarta novela Confesiones verdaderas fue galardonada con el prestigioso premio RITA en el 2002. Entre otros premios que ha recibido Rachel Gibson por su obra, destacan: El Golden Heart Award, el National Reader’s Choice, y el Romantic Times Magazine Bookstores.

Comentarios (0)

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.