Artículo 20 - LA DISCIPLINA DEL ESCRITOR

  • Fecha: Viernes, 01 Julio 2016
  • Visitas: 1860

disciplinaCrear una obra literaria implica forzosamente pasar de una idea abstracta a un texto acabado y tangible, y para lograrlo solo hay una fórmula: trabajar. Unos buenos conocimientos técnicos no van a ser suficientes sin el impulso que nos mueva a crear y sin una disciplina que nos ayude a esquivar la procrastinación, a superar las inseguridades y a desarrollar nuestro proyecto de forma eficaz. Nadie va a venir por arte de magia a ocupar nuestra silla y escribir esa idea particular que nos ronda la cabeza; solo nosotros podemos hacerlo.

El oficio de escritor, como ya hemos comentado en ocasiones, es justamente eso, un oficio. Igual que en cualquier otro, es necesario seguir ciertas pautas que nos van a orientar hacia los mejores resultados:

Escribir todos los días: todos tenemos ocupaciones, compromisos y horarios, pero intenta incluir en tu agenda escribir al menos un párrafo al día. La regularidad es difícil de conseguir: unos días nos sentiremos especialmente creativos, mientras que otros no tendremos tiempo ni ganas para sentarnos ante el manuscrito. Sin embargo, la irregularidad también repercute de forma negativa sobre el tono, la coherencia de los personajes, la consistencia de la estructura o incluso sobre nuestra propia autoestima como escritores, por lo que es aconsejable no apartarnos de las letras durante mucho tiempo.

Escribir en el mismo lugar y a la misma hora: todos poseemos un reloj interno que marca su propio ritmo. Descubre cuáles son las horas en las que el tuyo se muestra más activo y aprovéchalas para escribir. Si, además, lo haces siempre en el mismo lugar, conseguirás mejorar tu concentración y rendimiento.

Lugar de trabajo apropiado: la idea de viajar a algún lugar exótico y sentarse a teclear en una máquina de escribir antigua ante una ventana con vistas resulta muy romántica e inspiradora, pero más propia de las películas de Hollywood que de la vida real. A pesar de ello, recuerda que tu concentración agradecerá unos mínimos de orden y comodidad, así como una iluminación, ventilación y sonorización adecuadas.

Estimulación favorable: el escritor es tremendamente permeable a sus propios estados de ánimo y a los estímulos externos. Aprovecha esto a tu favor y elige aquellos estímulos que te faciliten la tarea (canciones, sabores, olores, etc.).

No releer: toda idea debe dejarse reposar un tiempo antes de evaluarla. Por ello, releer algo recién escrito o en un momento de gran vulnerabilidad emocional puede derivar en un duro golpe a nuestra motivación o en un análisis poco realista. En ningún caso valores tu rendimiento como escritor hasta que tu cabeza se haya enfriado.


Recuerda que puedes iniciar tu formación hoy mismo en el

Curso Estándar de Creación de una Novela Romántica que imparte Érika Gael a través de
ESCRibir ― Formación Literaria.

Más información en http://comoserescritor.com 

Comentarios (1)

  • Malory

    Malory

    04 Julio 2016 a las 22:11 |
    Fallo de lleno en el último punto, lo de releer es superior a mí, soy incapaz de no hacerlo, aunque soy consciente de que así no hay quien avance... tendré que proponerme dejar de hacerlo. El resto de los puntos los cumplo, más o menos jejeje.
    Estupenda entrada.

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

VIII Premio Vergara - RNR

Concursos del mes

Novelas online

  • Su única misión

    Su única misión

    Tras la explosión de una bomba, el guardaespaldas Vince Russo tenía una única misión: proteger a la superestrella Carrie Rivers y a su hija. Pero estar cerca de la hermosa cantante...

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras