¿Sabías que...? Los bailes

  • Fecha: Viernes, 29 Agosto 2014
  • Visitas: 11232

casal-1287052 640En la mayoría de nuestras novelas románticas pertenecientes al género histórico, los bailes de salón suelen ser algo habitual y en muchas ocasiones, una parte clave en las historias de nuestros protagonistas. Es por eso que en este nuevo artículo vamos a ocuparnos de los bailes y, para no cansar -ya que este es un tema que daría para mucho dependiendo de la época o el lugar- nos centraremos en los bailes típicos que aparecen en las novelas encuadradas dentro del subgénero llamado de Regencia.

Estos eventos podían ser de máscaras o de sociedad. Los bailes de máscaras eran la excusa perfecta para que los participantes diera rienda suelta a su imaginación y vistiesen, en esas ocasiones, trajes de otras épocas, divertidos complementos y máscaras, acompañados de compases musicales alegres.

Durante las veladas también era corriente que se cantara o se tocara algún instrumento musical como muestra de las dotes del "músico" y para deleite del auditorio.

Los bailes de palacio eran los encargados de abrir la temporada de bailes.

Este tipo de veladas brindaban una gran oportunidad para que las mujeres jóvenes encontraran marido y los hombres esposas adecuadas.

Preparar un baile en una casa aristocrática era todo un acontecimiento y tal era su importancia, que podía influir en la posición social y política de la familia que lo organizaba. En función de quienes fueran los anfitriones del baile, se prestaba mayor o menor interés. Por descontado, si algo salía mal en el trascurso de la velada, cualquier pequeño incidente o escándalo de mayor o menor relevancia, podía convertir el evento en un desastre social.

Había que enviar las invitaciones con antelación y estas, si querían incluir a toda una familia, tenían que enviarse en tarjetas individuales: Una para los señores de la casa (los padres), otra para los hijos, otra para las hijas, y en el supuesto de que esa familia tuviera algún invitado, otra para él. En la invitación se hacía constar el lugar y la hora del baile y una nota rogando la confirmación de asistencia. Podían enviarse todas las invitaciones en el mismo sobre. La aceptación o la excusa para no asistir debía ser respondida con un máximo de tres días y enviada por mensajero, de manera que la anfitriona tuviera tiempo de organizarlo todo.

La habitación donde se fuera a organizar el baile debía contar con unos imprescindibles requisitos: suelo liso, buena ventilación, una decoración adecuada y abundancia de adornos florales. Poner arbustos y árboles de hoja perenne ocultando el lugar donde estarían los músicos, crearía un efecto encantador.

Debería contar además con una zona de vestuario donde los invitados pudieran dejar sus prendas de abrigo y disponer de tarjetas identificativas para que a cada entrega se le pusiera su nombre.

En uno de los salones colaterales solía colocarse un buffet con comida y refrescos que se abría a mitad del baile y se reponía durante el resto de la velada.
En otro de los salones contiguos podían habilitarse mesas para juegos.

El tocador de señoras debía estar provisto de jabón, agua, toallas, cepillos, peines, agujas, alfileres e hilo, colonia, polvo facial... En el aseo de los caballeros no debía faltar agua, peines, jabón, toallas, betún y cepillo, sacabotas...

Si se trataba de un baile sin cena no era imprescindible que todo el mundo llegara a la misma hora y se permitía llegar un poco más tarde. Estos, solían comenzar alrededor de las nueve de la noche y se prolongaban hasta la madrugada.

Los anfitriones recibían a los invitados en la entrada y entre ellos y otros miembros de la familia se ocupaban de presentar a los invitados para que nadie se encontrara solo y desplazado. Se esperaba que todos aquellos que aceptasen la invitación al baile tuvieran disposición a bailar, de lo contrario, mejor que declinaran asistir, puesto que deambular por la sala sin hacerlo sería una forma de avergonzar a la anfitriona.

Un caballero que aceptara acompañar a una dama a un baile, podía enviarle un ramo de flores esa tarde y habría de tener su coche dispuesto para recogerla a la hora señalada. El protocolo requería que el primer baile lo hiciera con ella, después ella ya podría bailar con quien le apeteciera. Si hubiera cena, este caballero debería ser quien la acompañase a la mesa y estaría disponible para llevarla a su casa cuando ella se quisiera retirar.

Para invitar a una dama a bailar podían utilizarse diversas formas para evitar ser repetitivo: "Me concede su mano en la cuadrilla", "Me honraría si bailara esta pieza conmigo", "Me daría el placer de bailar..."

Un caballero que asistía solo a un baile debería solicitar la primera pieza a la anfitriona, aunque ella, seguramente ocupada o ya comprometida, le presentaría a otra mujer a quien éste debería aceptar. Además debería bailar con frecuencia, si no, es muy probable que no recibiera muchas invitaciones más: se le invitaba para bailar, no para esperar la cena.

Si algunas damas iban sin acompañante al baile, sería función de la anfitriona proporcionarles una pareja al inicio. Cada bailarín debería estar provisto de un carné de baile con el programa impreso y espacio para anotar con quien se iba a bailar cada pieza. Suponía un gran fallo en la etiqueta quedar con alguien para bailar y luego no recordar la promesa. Las parejas que llegaran juntas al baile podrían bailar hasta dos piezas, pero no más si no querían despertar la excitación del público: bailar juntos continuamente levantaría muchas críticas y sería, además, de mala educación.

El baile comenzaba con una marcha (polonesa), a continuación una cuadrilla, un vals, una polca, un galope, etc., e iban alternando piezas hasta terminar con una marcha antes de la cena. El caballero que estaba bailando en ese momento con la dama, a menos que esta hubiera venido con otro señor, la acompañaba a la mesa.

En el baile, la dama y el caballero debían evitar largas conversaciones pues muy probablemente esto interferiría en la buena marcha de la danza. Un mínimo de palabras amables o una ligera conversación sería aceptable en el caso de que se conocieran, si no, habrían de hacerlo en silencio.
Después de bailar, el caballero llevaba a la dama a su asiento y debería darle las gracias por el placer que había tenido al bailar con ella. No debía entretenerse demasiado tiempo en una conversación íntima con ella. Jamás debía llevar a la dama de la mano, tenía que ofrecerle el brazo.

Unas normas básicas:

- Ni las damas casadas ni las solteras deben abandonar el salón de baile sin vigilancia.
- Un caballero jamás insistirá en bailar con una dama si ella ha expresado su deseo de no hacerlo.
- Exceptuando el primer baile, la etiqueta indica que los casados no deben bailar juntos.
- Un caballero no se sentará al lado de una dama, la conozca o no, cuando haya un asiento vacío sin pedir permiso primero.
- Una dama jamás bailará con un caballero inmediatamente después de haberle negado un baile a otro.
- Ningún caballero cuando baile el vals debe tocar la cintura de una mujer con la mano descubierta. De no llevar guantes, usará un pañuelo. Además, jamás rodeará la cintura de la mujer hasta que comience la música e inmediatamente debe retirarla cuando termine.
- Una dama jamás puede negarse a conocer a un caballero en un baile privado. En uno público será libre para rechazar cualquier presentación.
- Ninguna dama debe pasar la noche sin el privilegio de bailar. Los caballeros deben estar lo suficientemente atentos para que todas bailen al menos una vez.
- Un caballero no debería invitar a bailar a ninguna mujer una pieza de baile con la que no esté familiarizado, porque es molesto y vergonzoso para la dama tener una pareja torpe.
- Finalizado el baile, la dama no está obligada a invitar a su acompañante a su casa una vez que la devuelve a su domicilio, y si lo hace, él debe rechazar la invitación. Sí puede, sin embargo, tener la cortesía de pedir su permiso para quedar con ella al día siguiente.
- Del baile se debe ir uno sin decir adiós a los anfitriones, pues puede provocar que otros invitados decidan marcharse también y originar que la velada acabe antes de lo que tenía previsto la anfitriona.
- Los miembros de la familia que es la anfitriona del baile, no deben bailar con frecuencia, pues deben entretener a sus invitados y dejar su sitio a otras personas para la danza.
- En los salones de baile no se pueden tener charlas privadas y confidenciales, así como tampoco se debe ser bullicioso.

El carnet de baile:

Un carnet de baile era un folleto con una cubierta decorada en el que se enumeraban los diferentes bailes que fuera a haber durante la velada, además de los títulos y los compositores, y donde se apuntaba el nombre del caballero con quien la dama los bailaría. Solía tener una presentación en la que indicaba la organización patrocinadora del evento. Generalmente constaba de un lapicero y una cuerda decorativa por medio de la cual se podría unir a la muñeca de la dama o al vestido de fiesta.

Los bailes:

Durante la época de la Regencia, la mayoría de los bailes tenían pasos muy complicados y difíciles de aprender. La mayoría de ellos eran danzas del país. Los bailarines se enfrentaban entre sí en una larga fila y los movimientos que realizaban seguían unos patrones muy elaborados.
Se bailaban dos bailes con una misma pareja así que esto se prolongaba bastante, con lo cual, bailar con alguien que no te gustara no resultaba nada agradable.

Estas danzas inglesas data de alrededor del siglo XVI y eran populares entonces entre las clases medias. En la corte se bailaban para completar la noche.

Polonesa: es una forma musical consistente en un movimiento de marcha moderada. En su origen era una marcha solemne que daba principio y fin a una fiesta realizada en casa de una familia de la nobleza. Las parejas, tomadas de las manos y guiadas por el dueño de la casa, atravesaban las salas, las galerías y los jardines, haciendo los más extravagantes movimientos. En ocasiones el dueño guiaba la marcha y esta recorría desde los jardines hasta los baños.

Baile campestre: Se hacía entre varias parejas. Empezaban unas primeras parejas y después se iban uniendo las parejas restantes.

Reel: Se trata de un baile para tres o cuatro personas que se iban alternando y mostraban un elaborado baile con los pies.

El cotillón y la cuadrilla, ambos de origen francés, son dos bailes de conjunto muy populares y elegantes en su escenificación.

Cotillón: Originalmente era una danza popular francesa que se introdujo en Inglaterra aproximadamente en 1770.

Cuadrilla: Las damas de Almacks fueron las que introdujeron este baile en la sociedad inglesa en 1816.
Esta danza consta de cinco partes distintas y es muy animada y graciosa. Su música, generalmente, fue adaptada de canciones populares y obras teatrales. Una versión popular que aún se baila a día de hoy es The Lancers, aunque los bailarines actuales tienden a caminar en lugar de moverse con los pasos complicados de la década de 1820 cuando se encontraba en su apogeo.

La contradanza y el vals fueron sustituyendo gradualmente a las danzas del país.

Contradanza: Aunque muchos piensan que la contradanza es de origen francés, este baile fue exportado desde Gran Bretaña a Francia. Es un ritmo rápido de danza compuesto por varias secciones de ocho compases que se repiten. Tiene su origen en las danzas tradicionales de Gran Bretaña y se extendió por Europa.

Vals: El vals se puso de moda en Viena en torno a la década de 1780 y posteriormente se extendió a muchos otros países. Guillermo II lo prohibió en los bailes de la corte en Alemania.

La introducción del vals en la sociedad inglesa a principios del siglo XIX supuso un gran escándalo, se consideraba "desenfrenado e indecente". Nunca antes un hombre y una mujer habían bailado en público con tanta proximidad física, es decir, casi dándose un abrazo. Se consideró inmoral. Sin embargo, fue precisamente su posición cerrada lo que se convirtió en el ejemplo para la creación de muchos otros bailes de salón contemporáneo. 
El vals se introdujo en Inglaterra por medio de Baron Neuman en 1812 y poco a poco llegó a ser aceptado por las damas de Almacks. A partir de 1816, el vals comenzó a verse con otros ojos.

*Parte de la información de este artículo se ha obtenido de http://www.angelpig.net y http://www.britainexpress.com/

 

Comentarios (52)

  • Laura

    Laura

    22 Junio 2015 a las 15:03 |
    Me ha gustado mucho saber más sobre este tema de los bailes, siempre me ha llamado la atención algunas normas o ciertas cosas que leía en mis novelas de regencia soy una aficionada a esta época y me interesa mucho saber cosas nuevas que desconocía, aunque claro esta alguna ya las sabia por los libros que leo. Había muchos detalles que ya sabía cómo lo de los anfitriones y otros menos que no como el carnet de baile que algo conocía y había leído en algún libro que otro pero no sabía mucho del tema con profundidad, ha sido una grata sorpresa el descubrirlos como se comportaban durante los bailes ya que a nivel informativo siempre no está de más.
  • Isabel 11

    Isabel 11

    15 Junio 2015 a las 09:44 |
    Vaya, siempre se aprende algo nuevo. No sabia que los bailes tenia tanta normas, influyendo en la vida de las personas. Gran articulo.
  • Almudena

    Almudena

    04 Junio 2015 a las 09:30 |
    ¡Que curioso! Sin duda me encanta leer sobre bailes y en esta entrada queda explicado todo lo que se escapaba a mi comprensión, sin duda tenían demasiadas leyes para pasarlo bien.

    Un beso =)
  • eva026

    eva026

    05 Mayo 2015 a las 16:23 |
    Un gran artículo, me ha gustado mucho. Este genero es de mis preferidos por lo cual me ha gustado saber muchas de esas cosas. Algunas ya las había leído en algunos libros pero otras me han sorprendido mucho. Como por ejemplo el follon que requería hacer una fiesta por invitaciones individuales, planificación de la habitación, de los aseos, etc. Y aunque sabía de algunas no de todas me ha sorprendido el montón de prohibiciones en un baile, el que una pareja de enamorados recien casados no pueda bailar juntos es un problemón jeje
    Gracias por el articulo me ha gustado mucho
  • kitty

    kitty

    25 Marzo 2015 a las 19:26 |
    Enhorabuena por el artículo tan detallado y con tanta documentación. Me hubiese encantado asistir a uno de esos bailes aunque seguro se me habría olvidado alguna de las muchas normas que había que tener en cuenta.
  • LadyLaura

    LadyLaura

    23 Marzo 2015 a las 15:23 |
    Cuando descubrí el RNR, este fue uno de los primeros post que leí. Me pareció fantástico y con una documentación impresionante, y es que soy una fanática de la romántica histórica y todo eso de los bailes y las fiestas de esas épocas me encanta. Aunque he de decir que me parecieron muy sorprendentes algunos de los datos, como por ejemplo la existencia del carnet de baile y que hubiera tantas normas... la verdad que si las tuviéramos hoy creo que las discotecas estarían vacías ;)
    ¡Interesantísimo artículo!
  • Idaira

    Idaira

    04 Marzo 2015 a las 22:55 |
    Me fascina cuando llego a la parte de los bailes en los libros que he leído. Siempre me ha encantado que en esa época hay que seguir normas incluso para bailar, lo hace todo mucho más romántico. Los vestidos, los bailes, los cortejos, cuando estas enfrascada en una historia y llega el momento del baile lo esperas con la misma ilusión y el mismo ansia que las protagonistas.
    Con este artículo he descubierto cosas que no sabía, como que los casados no podían bailar entre sí o de que se tuvieran que ir del baile sin decirle adiós a los anfitriones.
    Un artículo muy interesante
  • PiKoLiNa

    PiKoLiNa

    04 Marzo 2015 a las 16:12 |
    Que bueno este articulo.
    Según iba leyendo iba recordando historias que he leido y me hacía mucha gracia.
    Lo de que las parejas casadas no puedan bailar juntas me ha dejado de piedra, eso no lo sabía.
    Y el carnet de bailes? Menudo armatoste que tenían que llevar las pobres, encima comprometerse a bailar si o si, y si luego no les apetecía bailar con esa persona o algun baile en concreto preferían con otro?
    La verdad es que si esos bailes tuviesen que hacerse ahora, pocos hombres se presentarían voluntarios y reconozco que cuando he visto alguna pelicula o serie en la que se re presenta un baile de este tipo, me ha resultado casi ridiculo, aunque al leerlo no me lo parece tanto.
  • Olga

    Olga

    03 Marzo 2015 a las 20:59 |
    Muy interesante el artículo. Así se aclaran muchas cosas cuando se lean las novelas de regencia.
    Me han impresionado algunas cosas, como lo de que las parejas casadas no pueden bailar uno con otro (sin contar el primer baile); o lo de la libreta, que alguna gente lo sabía yo pero yo no jejeje

    Muchas normas que había que cumplir que se sabían en aquella época. Hoy en día no se hacen este tipo de fiestas con esos bailes xD Menos mal que tenemos lo libros para echarle imaginación, las películas y artículos como este para saber más cosas .
  • cristina c.

    cristina c.

    03 Octubre 2014 a las 11:41 |
    No tenia ni idea de que un baile conllevara tanta norma... Lo cierto es que me encantaria asistir a un baile de entonces, pero sin respetar reglas jejejej

    Gracias por el articulo
  • Roxana

    Roxana

    03 Octubre 2014 a las 10:08 |
    Es increíble la cantidad de rituales y normas que implicaba un baile. Un artículo lleno de curiosidades y con una investigación muy completa.
  • Silvia77

    Silvia77

    15 Septiembre 2014 a las 17:34 |
    Uf cuánta norma y qué complicado. Supongo que llevaría meses tenerlo todo dispuesto. Me ha llamado la atención lo cuidadas que estaban las damas, qué ninguna se quedara sin bailar y mucho respeto a la hora de pedir bailes y sentarse a su lado en la cena. Y por cierto, no podían salir solas a la terraza pero en la mayoría de novelas parece que esta norma se la saltan. Estupendo artículo y muy exhaustivo.
  • Jane

    Jane

    15 Septiembre 2014 a las 09:39 |
    Buenísimo el artículo. Consigue que no te pierdas entre tanta norma. Me ha gustado mucho y me ha encantado ver cómo era las libretas de bailes, que se hablan mucho de ellas pero no había visto una.
  • yosoy

    yosoy

    27 Junio 2014 a las 11:29 |
    Que cantidad de normas que tenían para todo. Es muy interesante conocer cosas nuevas sobre estas costumbres y una pena que ya no se estile este tipo de reuniones, me imagino a los chicos de ahora bailando así y no puedo.
  • Mayu

    Mayu

    14 Mayo 2014 a las 13:47 |
    Madre mía, ¡que gran artículo! Adoro la novela romántica histórica, y los bailes, como muy bien dices, son un protagonista más de este tipo de obras, y ha sido genial aprender un poquito más sobre ellos, y me ha hecho mucha ilusión ver como era el carnet de baile. Y me he quedado alucinada con tantas y tan represivas normas de baile, sobre todo con la de que una pareja casada solo puede bailar un baile juntas, supongo que porque en aquella época, los matrimonios por lo general, eran de conveniencia, y no por amor. Y bueno, todo esto de los bailes me parece algo realmente romántico, quien sabe la de parejas que se enamorarían gracias a ello *________*.
  • Esperanza

    Esperanza

    26 Febrero 2014 a las 18:06 |
    Un tema muy interesante que siempre me ha llamado la atención pero del que no sabia mucho. Me he quedado prensada con las normas básicas.
  • verito

    verito

    18 Febrero 2014 a las 00:22 |
    Me parece muy bueno el artículo, como todos los que he leído en esta página. Muchas felicidades, siempre es interesante aprender algo nuevo.
  • merce

    merce

    13 Febrero 2014 a las 13:09 |
    Un artículo muy bien documentado, felicidades. Que normas tan estrictas, menudo agobio para las pobres debutantes. Muchas de las cosas que pone el artículo, no las conocía.
  • marijose92

    marijose92

    09 Febrero 2014 a las 17:57 |
    un articulo estupendo pero... las reglas eran un poco estrictas si miramos las de ahora.¿Cuándo se ha visto que un matrimonio no pueda bailar juntos?en fin eran otros tiempos
  • Estefanía

    Estefanía

    07 Febrero 2014 a las 23:54 |
    lo más interesante, las normas! algunas son para morirse, los casados juntos no hombre!los casados que no bailen juntos salvo el primer baile! jaja
  • Nosololeo

    Nosololeo

    07 Febrero 2014 a las 17:28 |
    madre mia lo que han cambiado las cosas hasta mi época, yo me acuerdo que a veces cuando algún chico te pedía bailar ni siquiera te enterabas de como se llamaba porque o no te lo decía, o con el ruido no te enterabas de nada jejejeje
  • Dougless

    Dougless

    07 Febrero 2014 a las 14:56 |
    ¡Menudo trabajo de documentación!
    Un artículo estupendo y muy completo, enhorabuena porque ha quedado precioso.
    Siempe me ha llamado la atención tanta norma y parafernalia y me he quedado de piedra viendo cuantas hay ¿de verdad las cumplían todas? o mejor dicho ¿se acordaban de todas?
    Las fotos del carnet de baile son geniales, siempre me los había imaginado mas o menos así pero me encanta ver que no andaba tan desencaminada.
  • Elena

    Elena

    04 Febrero 2014 a las 10:56 |
    Un gran trabajo de documentación!!
    Me ha fascinado, la verdad es que siempre me ha llamado la atención, como sería el carnet de baile, los vestidos, los zapatos que llevaban o simplemente los bailes con su música, debía ser precioso....
    Me ha gustado mucho...
  • Bona Caballero

    Bona Caballero

    19 Octubre 2013 a las 09:47 |
    Gracias por un artículo tan detallado. Me ha ayudado a comprender algunas cosas de las novelas históricas. Aunque me ha hecho preguntarme otras. Primera que veo que el tema bailes daría para mucho juego. Y luego pienso que en una sociedad con tantas normas sociales que se supone que todo el mundo de buen todo tiene que aceptar, sería muy fácil meter la pata.
    Creo que esto resta credibilidad a algunas historias de la Regencia tipo "cenicienta" (tema que por otro lado me encanta, como todo lo que sea un "re-do") en las que la chica buena de clase humilde marida sin mayor problema con el duque de Whatever.
    A veces sí se ven dificultades, pero otras parece que la chica en un pis pas se adapta perfectamente.
  • morticia

    morticia

    12 Octubre 2013 a las 18:37 |
    Gracias por el artículo que, como siempre, es muy interesante. Siempre he tenido curiosidad por esos bailes que se nombran el las novelas de regencia y me gustaría saber si hay algún vídeo en you tube o en otro sitio, donde se pueda ver el desarrollo del baile.
    gracias
  • Aspasia24

    Aspasia24

    07 Octubre 2013 a las 13:34 |
    ¡Hola! Me ha encanatdo el artículo. No imaginaba todo lo que suponía un baile (sobretodo el lo referente a las normas). Me ha llamdo mucho la atención el carnet de baile.
  • Agradecida

    Agradecida

    18 Mayo 2013 a las 09:40 |
    Un gran articulo,las que somos aficionadas a las novelas de la regencia sabiamos muchas cosas pero me a parecido muy interesante las descripciones de las bailes y todo el protocolo de los anfitriones otra cosa que no sabia era que los invitados masculinos tenian por fuerza que invitar a baila a las damas que no les padian un baile.
    GRACIAS POR EL ARTICULO.
  • MERY

    MERY

    29 Abril 2013 a las 17:02 |
    Un articulo muy interesante algunas cosas ya las sabia de las novelas romanticas que he leido pero en este articulo esta mucho mas completo y me he enterado de curiosidades que no tenía ni idea. Muy buen trabajo
  • LILIAN

    LILIAN

    27 Abril 2013 a las 20:08 |
    El artículo es curiosísimo. Lo que más me ha llamado la atención es que los invitados estaban "obligados" a marcarse un baile les gustara o no, que el bailarín de turno no podía tocar la cintura de su compañera con la mano desnuda o que los invitados tuvieran que irse sin despedirse del anfitrión...
  • kalina

    kalina

    25 Abril 2013 a las 23:31 |
    Me ha encantado, como siempre me quedo con la boca abierta por tan estupendos artículos. Algunas cosas las sabía a través de las novelas históricas e incluso por películas, pero que hubieran tal cantidad de normas no, es agotador solo de pensarlo para no meter la pata. No se si a mi me hubieran invitado a muchos bailes, yo soy más de sentarme y mirar que bailar, o mejor aún, abandonar el salón de baile y deambular por los jardines bien acompañada jijiji. Un magnífico artículo, gracias.
  • Diana Soto

    Diana Soto

    04 Abril 2013 a las 15:47 |
    Me ha encantado el artículo. Alguna de las cosas ya las sabía gracias a los montones de libros que he leído; lo que más me llamó la atención fue el carnet de baile, siempre había leído escenas con él, pero nunca me había imaginado que era así. Otro punto muy interesante eran las normas, no conocía muchas de ellas.
    Muchas gracias por hacer un artículo tan genial.
  • marivi

    marivi

    04 Abril 2013 a las 09:52 |
    Muy interesante e informativo este articulo,además en la mayoria de los libros hay siempre un gran baile.Sobretodo para introducir en la alta sociedad a las damas casaderas.
    Lo que hubiese disfrutado yo en aquella epoca.
    Gracias por el articulo.
  • Carmen Zapico

    Carmen Zapico

    02 Abril 2013 a las 22:42 |
    Un artículo buenisimo. Es impresionante la cantidad de normas que había y la importancia que teníaan esos bailes en la vida social.
  • PILI

    PILI

    28 Enero 2013 a las 17:43 |
    me gustaria saber de donde sacas este tipo de info, para saber más, de ante mano gracias
    • Administrador

      Administrador

      28 Enero 2013 a las 22:25 |
      Este en concreto, de las urls que ponemos al final del artículo, y en general, de páginas inglesas y algún que otro libro. Tirando de un hilo, de ese vas a otro y de ahí a otro... Así sacamos la información.
  • LETRA ESCARLATA

    LETRA ESCARLATA

    26 Enero 2013 a las 00:37 |
    Creo que en esta época habría disfrutado como una colegiala...Ahora solo bailo cuando tengo que hacer la faena de casa...Me ha encantado el artículo ha sido impresionante la adrenalina como ha subido en un momento. Un besote mi Rinconcito.
  • Judith

    Judith

    24 Enero 2013 a las 16:09 |
    Un trabajo impecable, como siempre, y ya van un montón. La de cosas que se aprenden por aquí...
    Deberíais cambiar el nombre a la sección y llamarla...
    ¿A QUE ESTO TAMPOCO LO SABÍAS? jajajaja.
  • Aoibheal

    Aoibheal

    18 Enero 2013 a las 13:00 |
    Impresionante!!, un trabajo maravilloso, las cosas que puede aprender una, jejeje.... Gracias!
  • Katon

    Katon

    17 Enero 2013 a las 19:18 |
    Madre mía, ¡cuanta información habéis puesto! Uno de los artículos más completos que he leído.
    Había muchos detalles que desconocía y es muy interesante descubrir cómo debían comportarse durante los bailes, con quién bailar y con quién no, etc.
    Las fotos han sido todo un acierto y el detalle perfecto para ilustrar el artículo.
    ¡Fantástico! Como siempre, os superais día a día.
    ¡¡Gracias!!
  • crishi

    crishi

    15 Enero 2013 a las 17:17 |
    Bendito sea Dios!! Qué montón de normas tan tiquismiquis!! Cada vez estoy más contenta de no haber vivido en aquella época, porque no me hubiera comido ni un churro. XD
    Como de costumbre un trabajo impecable. Gracias.
  • kkekka

    kkekka

    15 Enero 2013 a las 12:17 |
    Me ha encantado el artículo. La de reglas que tenían que observar en estas situaciones. Me ha recordado a la peli de "La Abadía de Northanger" cuando en el baile de Bath no conocían a nadie y por lo tanto estaban mas solas que la una. Al leerlo me he acordado de muchas pelis y obras de teatro.
    Gran trabajo, felicidades ;)
  • anasy

    anasy

    13 Enero 2013 a las 11:21 |
    ¡Qué bonito! por algo esta es una de mis secciones favoritas, porque se descubren siempre cosas nuevas de algo que vemos reflejado a menudo en nuestras novelas, desde luego ir a un baile tenía toda una serie de normas que agotan sólo de leerlas. Muchas gracias por estos fantásticos artículos.
  • Miryam

    Miryam

    11 Enero 2013 a las 22:14 |
    Fantastico como siempre. Me apunto al proximo baile :-)
  • Layil

    Layil

    11 Enero 2013 a las 19:08 |
    Me ha encantado el articulo. Como siempre.
  • Savannah990

    Savannah990

    11 Enero 2013 a las 17:15 |
    gracias por la informacion! habia cositas que ni sabia!
  • rosita

    rosita

    10 Enero 2013 a las 21:44 |
    Muy buen artículo, yo como lectora de innumerables novelas históricas, conocía mucha de las costumbres, aunque siempre algo desconocía.
    Algo que puedo agregar es que en algunas ocasiones el hombre bailando el vals, solo tomaba a la mujer con un brazo y el otro lo mantenía dob
  • Malory

    Malory

    10 Enero 2013 a las 21:18 |
    Me encantan estos artículos,es increible la de datos que desconocemos a pesar de llevar tantos años leyendo romántica, gracias, sigo tomando nota ;)
  • rociodc

    rociodc

    10 Enero 2013 a las 20:59 |
    Que bien ha quedado el articulo.Si no fuera por las moderadoras, no hubiera quedado así.GRACIAS.
  • Aysha

    Aysha

    10 Enero 2013 a las 19:33 |
    ¡Me encanta! Está muy interesante. Con algunas cosas me quedé muy soprendida. Curioso.

    Como siempre ¡genial!
  • maesfe70

    maesfe70

    10 Enero 2013 a las 19:18 |
    Un artículo excelente. Las normas son muy curiosas y dais muchos datos que desconocía y que son muy interesantes. Muchas gracias RNR y también a ti Rocío, te superas en cada artículo.
  • Mary Jo

    Mary Jo

    10 Enero 2013 a las 17:51 |
    Como siempre un trabajo fantastico. Enhorabuena!
  • Sandrayruth

    Sandrayruth

    10 Enero 2013 a las 17:42 |
    Me he quedado alucinada con las normas!!
    No sabía que las personas casadas no podían bailar juntas!! Y tampoco que si negabas un baile, no pudieras bailar el siguiente, o que no pudieras decir adiós a los anfitriones ^_^
    La verdad es que no sabía tantas y tantas cosas... Como siempre magnífico el trabajo!!! Gracias...

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras