Consejos para mejorar nuestro estilo literario: LEÍSMO / LAÍSMO

  • Fecha: Viernes, 10 Julio 2015
  • Visitas: 3836

board-414005 640-laismoLEÍSMO / LAÍSMO

Para muchos autores, especialmente los procedentes de regiones del centro de España, distinguir entre los pronombres de Complemento Directo y los de Complemento Indirecto puede llegar a suponer un auténtico quebradero de cabeza, ya que en la lengua oral se hallan muy interiorizados fenómenos como el leísmo (emplear el pronombre de Complemento Indirecto, le, cuando debería utilizarse alguno de los de Complemento Directo, lo o la) y el laísmo (emplear el pronombre de Complemento Directo, la, cuando debería utilizarse el de Complemento Indirecto, le).

Para saber cuándo debemos utilizar uno u otro debemos fijar nuestra atención en el verbo de la oración y comprobar si es transitivo o intransitivo. ¿Qué implica que un verbo sea transitivo? Pues que admite tanto Complemento Directo como Complemento Indirecto, como por ejemplo el verbo DECIR. Podemos DECIR ALGO A ALGUIEN. Ese ALGO equivale al Complemento Directo, mientras que A ALGUIEN hace referencia al Complemento Indirecto. Los verbos intransitivos, por su parte, no admiten Complemento Directo. Por ejemplo, una película puede GUSTAR A ALGUIEN, pero no puede GUSTAR ALGO A ALGUIEN.

Cuando el verbo rige un Complemento Directo, este puede sustituirse por el pronombre lo (masculino singular), la (femenino singular), los (masculino plural) o las (femenino plural).

Ejemplos: DECIR UNA PALABRA -> DECIRLA.
DECIR VARIOS NÚMEROS -> DECIRLOS.

Cuando el verbo rige Complemento Indirecto, por el contrario, este se sustituirá por el pronombre le (masculino/femenino singular) o les (masculino/femenino plural).

Ejemplo: LA PELÍCULA GUSTÓ A ÉL -> LA PELÍCULA LE GUSTÓ.

¿Dónde está el problema entonces? En que, en castellano, el Complemento Directo que hace referencia a personas lleva la misma preposición a que el Complemento Indirecto, lo que puede dar lugar a confusión entre ambos.

Ejemplo: ODIAR A UNA PERSONA -> ODIARLA

 Un buen truco para saber cuándo debemos escribir le y cuándo escribimos la consiste en experimentar con el loísmo, un fenómeno que también existe pero que está mucho menos extendido y, sobre todo, mucho peor visto. Si el verbo "admite loísmo", entonces es que nuestro complemento, aunque lleve la preposición a, es un Complemento Directo que, en caso de que sea femenino, deberá sustituirse por la. Si, por el contrario, nuestro complemento no admite de ningún modo el loísmo, nos hallaremos ante un Complemento Indirecto que únicamente puede sustituirse por le.

Ejemplos: Préstame el bolígrafo, lo necesito para trabajar. -> CORRECTO
Préstame la pluma, la necesito para trabajar. -> CORRECTO
Préstame el bolígrafo, le necesito para trabajar. -> INCORRECTO

No lo gustó la película. -> INCORRECTO
No la gustó la película. -> INCORRECTO
No le gustó la película. -> CORRECTO

 

Recuerda que puedes iniciar tu formación hoy mismo en el
Curso Estándar de Creación de una Novela Romántica que imparte Érika Gael a través de
ESCRibir ― Formación Literaria.

Más información en http://comoserescritor.com 

Comentarios (1)

  • Katon

    Katon

    12 Julio 2015 a las 16:51 |
    Yo soy más leísta que laísta, pero reconozco que en muchos casos me cuesta distinguir si es la o le. En hablado sí que se me escapan sin darme cuenta, y en lenguaje escrito es verdad que algunas veces dudo si tendrían que ir un pronombre u otro...
    Con el loísmo no tengo problemas, ese sí que me suena peor, o mejor dicho, lo identifico correctamente que con los otros dos.
    Gracias por el artículo

Escribir un comentario

Estás comentando como invitado.

Blog colaborador

banner-marta11

Blog colaborador

banner-sandram

Blog colaborador

banner-los-libros-de-maribel

Blog colaborador

banner-blog-hermanastras